martes, 29 de mayo de 2018

¿Y si vienen dos? Cómo reaccionar ante un embarazo múltiple

y si vienen dos, o tres bebés como afrontar y reaccionar ante un embarazo múltiple blog mimuselina


Cuando vas a la farmacia a por el test de embarazo, te lo haces y da positivo, ¡sois los futuros papás más felices del mundo! ¡Qué gran noticia! ¡Vamos a ser padres!... Maravillosa la buena nueva. Y a partir de ahí es cuando empieza todo el orden médico: acudir al médico, matrona, análisis... y la primera ecografía

¡Ay, esa primera eco! Todos confiamos en que nos digan hay latido, todo va bien... Pero el susto viene cuando en vez de eso te dicen: hay latidos. ¿Cómo? Sí, latidos, varios. Dos. Tres... De repente miras a tu pareja y vuestro mundo se tambalea por completo. 


embarazo múltiple gemelos mellizos parto gemelar blog mimuselina

Es cierto que en los últimos años han aumentado los embarazos múltiples debido a los tratamientos de fertilidad que la tardía maternidad está provocando. Quizá a las personas que están pasando por estos tratamientos hormonales no les sorprenda tanto que les digan: estáis esperando dos bebés. Si implantan varios óvulos cuentan con que pueden salir adelante más de uno. Sin embargo, cuando el embarazo gemelar o en otras vertientes múltiples se produce de forma natural o sin tener antecedentes familiares, la sorpresa es mayúscula. 




Si es el primer embarazo, uff, madre primeriza y de dos... y si es el segundo y querías la parejita, de repente: ¡TRES!.  El caso es que sea de una manera o de otra un embarazo múltiple siempre desestabiliza un poco al principio. 

Pero tranquila, no entres en modo pánico ni en shock. Sólo tienes que multiplicar por dos o tres o... todo lo que habías imaginado. ¡Casi nada! ¡Como si fuera tan fácil! Bueno, ya verás que sí porque además luego las alegrías también se van a multiplicar. 

Es inevitable que lo primero que se nos venga a la cabeza sea el tema económico: uff, menudo desafío, ¿tendremos espacio en la casa?, los pañales serán el doble, ¿cabrá el cochecito gemelar por la puerta?, ¿tendremos hueco en el coche utilitario que tenemos?... De golpe habéis pasado a ser una súper familia. Paciencia y sobre todo informaos bien de las medidas y ayudas a los embarazos múltiples que tenga vuestra ciudad o comunidad. Incluso en el seguro del hogar, vosotros preguntad. Si se os ha venido el mundo encima también podéis contactar con la Asociación Española de Partos Múltiples (AMAPAMU), ellos os enseñarán que hay luz al final del túnel. 


colchoneta de suelo para bebé cómo reaccionar a un embarazo múltiple mi vida con trillizas blog mimuselina

A los temores sobre el tema económico se unen los que conllevan los embarazos múltiples, que inevitablemente tienen más riesgos: los bebés pueden nacer antes, el embarazo puede no concluir a término, el peso y las incomodidades de un embarazo también serán mayores... Por ejemplo, cuando lo normal es ganar en torno a los 9-10 kg en un embarazo normal, puedes llegar a los 17-20 con uno múltiple. Los vómitos suelen ser más habituales, así como la acidez y los problemas digestivos. 

Y seguimos sumando: ¿seré capaz de alimentar a los dos? (para ello el cojín de lactancia gemelar os será de gran ayuda), y cuando lloren a la vez, y cómo nos las vamos a apañar para los baños, para los cambios, la ropa, las lavadoras... Nada de agobios, como todo en la vida, sólo requiere un poco más de planificación. Todo sale y de todo se sale. Cuando pase lo peor los dos hermanitos tendrán una complicidad máxima para toda la vida, compartirán juegos, amigos y experiencias en el mismo momento y a la vez. 




Consejos para llevar genial el embarazo múltiple: (no difieren mucho de un embarazo de un único bebé)
-Beber mucha agua
-No realizar ningún esfuerzo
-Evitar estrés 
-Descansar lo máximo posible
-Una dieta sana, equilibrada y completa. 



cojín de lactancia gemelar mimuselina reacciones a un embarazo múltiple lactancia en tandem blog mimuselina
Cojín de lactancia gemelar
Adelántate al parto, porque el parto se te puede adelantar. Al venir dos y el espacio estar mucho más reducido, una gran parte de los embarazos múltiples suelen adelantarse. La media, según los estudios, está en la semana 37. Por eso, a partir de la semana 24 os aconsejamos empezar a preparar el parto. ¿Por qué? Pues por una razón de peso. Entre las semanas 26 y 28 los gemelos, entre los dos, ya pesarán unos tres kg. Lo que en un embarazo sencillo sería peso suficiente para nacer. Eso afecta al útero, la matriz se estira mucho muy pronto y por eso se pueden producir contracciones de manera prematura. Infórmate de los problemas que pueden surgir y de las opciones que tienes para dar a luz. Cuanto más sepas, más sencillo será para ti. 

Ah, y otro tema, por si no habíais caído. Si teníais claro un nombre para vuestro bebé, ahora tendréis que pensar un segundo... jeje. 

Y lo que sí que debéis tener claro es que el amor, las alegrías, las sonrisas, todo, se multiplica por dos, es magia, es inmenso, es la maternidad, la bi-maternidad, la tri-maternidad...


gemelos mellizos trillizos blog mimuselina embarazo y parto múltiple body mayor papá mayor mamá
Bodies Mimuselina

Image and video hosting by TinyPic

martes, 8 de mayo de 2018

¿MI BEBÉ SE QUEDA CON HAMBRE?

mi bebe se queda con hambre niño llanto hambre alimentación bebé lactancia materna biberón fórmula blog mimuslina

Cuando crezcan, no os preocupéis que ya os pedirán comida a todas horas y podrán expresarse con palabras para decirnos que tienen hambre y que quieren esto o aquello, pero, ¿mientras? ¿Cómo saber si tu bebé se ha quedado satisfecho o se ha quedado con hambre

Han cambiado mucho las cosas en lo que a la alimentación de los nacidos se refiere. Muchas de vuestras madres, si habláis con ellas del tema, recuerdan la lactancia materna o los biberones mirando el reloj. ¿Por qué? Porque los médicos recomendaban la regla de "cada 3 horas". Al bebé había que darle su toma o su biberón, independientemente de si tenía más o menos hambre, a las 3 horas de la toma anterior. Pues bien, con el paso de los años, esta corriente ha dado paso a la de alimentar a tu bebé cuando éste tiene hambre, es decir, "a demanda"



Si eres madre primeriza, lo de saber si tu peque tiene hambre no es fácil. Existen distintos elementos a tener en cuenta para poder detectarlo, pero antes debéis saber que por ejemplo, si toma leche de fórmula, la digestión de la misma suele tardar unas 3 horas. Sin embargo, la leche materna se digiere mucho más rápido, de manera que, si ha hecho bien la toma puede tardar en digerirla una hora y media o dos. Pasado ese tiempo puede que vuelva a "demandaros" su comida. 





Tenéis que tener en cuenta que, aunque la succión sea un mecanismo natural, los bebés suelen cansarse de ejecutarlo. Os habrá pasado que muchas veces se quedan dormidos al pecho exhaustos del esfuerzo y hay que moverles el pezón para que vuelvan a succionar. Es como si se olvidaran que tienen que seguir haciéndolo. Es raro, aunque lo pongas en ambos pechos, que el bebé se quede totalmente satisfecho y que tome leche hasta su saciedad. Con los biberones controlas la leche que ha tomado pero con el pecho, ¿cómo saberlo? No tenemos un pecho transparente donde se vea la medida recargada de leche en cada toma... 

Es aquí cuando, si el bebé llora, todo el mundo lo primero que piensa es que tiene hambre. La madre, el padre, los abuelos, la visita del momento, los amigos de turno... ¡Anda, lo mismo es que se ha quedado con hambre! Pero no siempre tiene por qué ser así.

bostezo bebe arrullo mimoso manta bebé cojín lactancia cojín nido mimuselina blog
Cojín nido y arrullo mimoso de Mimuselina
Muchas veces, no sólo es el llanto, tu bebé hará una serie de gestos que nos podrán ir indicando que va teniendo hambre. No empiezan a llorar desconsoladamente de 0 a 100 en un segundo porque tengan mucho apetito. Es una sensación que van experimentando poco a poco y así les podremos ver llevándose el puño a la boca, moviéndose más de la cuenta, estará incómodo, como intranquilo, si está en brazos de alguien "empieza a buscar" el pecho... Son pequeñas quejas, que si no son atendidas y le dejamos esperar, entonces sí, se convertirán en un llanto fuerte y desconsolado. Mi consejo, no esperéis hasta que esto ocurra, porque el bebé puede estar ya tan desesperado que cuando se enganche al pezón o al biberón succione con tanta ansiedad que lo haga con gases, que se atragante... Evítalo siempre que puedas. 

¿Cómo saber si tu bebé se queda con hambre?

Una cosa te voy a decir: ¡No compares! Cada bebé es un mundo y no todos comen lo mismo ni en las mismas cantidades. Algunos consejos para saber si se está alimentando adecuadamente serían los siguientes: 
- Si hace peso. Si tu bebé crece y coge peso, aunque te parezca que come menos, no debes preocuparte en exceso. En los controles te irán diciendo si todo va bien. El problema es cuando pierde o no logra el necesario. 
- El pañal. Lo normal es cambiar el pañal entre 7 y 9 veces al día. Si lo notas mojado, con suficiente cantidad de pis, es que tu bebé está comiendo bien. 
- Tu instinto. Eso no suele fallar, el instinto como madre nos puede indicar si tu bebé se queda o no satisfecho. 
- Si llora o está incómodo, no siempre tiene que ser por hambre como decíamos anteriormente, puede tener gases o cualquier otra necesidad. Si piensas que puede tener hambre, ofrécele el pecho a ver si lo quiere, si es así se enganchará rápido, si no, jugará con él y no conviene que se acostumbre al pecho como calmante o juguete. Es su fuente de alimentación. Si necesita más, tendrá que estar más tiempo. Hay bebés que también comen más despacio...
- Si estás alimentándolo con leche de fórmula e intuyes que se queda con hambre, puedes aumentar la cantidad de leche, coméntaselo siempre a tu médico. No hagas cambios radicales en su alimentación sin consultárselo también. Es decir, antes de quitarle el pecho si crees que no se alimenta bien o lo suficiente y cambiarle a biberón, coméntaselo. 

El llanto

Por lo tanto, el llanto es la última señal a la que llega un bebé cuando tiene hambre. Si no hemos visto ninguna de las anteriores (intranquilidad, manos a la boca, movimientos de cabeza de un lado a otro buscando, si está en brazos trepar hasta la zona del pecho, respiración acelerada... y por último el llanto) puede que en ese momento en concreto no esté llorando por hambre.
En verano por ejemplo, los niños suelen estar más inapetentes con el calor, o por el contrario, demandar la leche más a menudo para calmar la sed. No significa ni que sea mejor ni peor, siempre y cuando vuestro bebé coja peso y crezca a ritmos normales. 
baby led weaning, alimentación complementaria, saber si mi bebe se queda con hambre blog mimuselina
Si vuestro pequeño ya toma algo de alimentación complementaria, es decir, si habéis empezado con el Baby Led Weaning, el niño lo que hará es experimentar con la comida, con sabores y texturas, pero si no se acaba la ración no os preocupéis e intentadlo otro día. Recordad que, aunque a partir de los 6 meses se empiecen a incorporar otros alimentos, la base de su dieta durante el primer año debe ser la leche. 
Si tu bebé está sano, ya te pedirá él la comida. Déjate llevar por el instinto y aprende a identificar e interpretar todas y cada una de las señales que te envía. 


Image and video hosting by TinyPic

jueves, 3 de mayo de 2018

¿MIEDO AL BAÑO DEL BEBÉ? Qué necesitarás y cuál es la mejor manera de hacerlo

miedo al baño recién nacido, todo para el baño bebé, blog mimuselina baño


Todas y todos coincidís. Hay muchas cosas de la llegada del bebé que os preocupan, que os asustan, que os resultan difíciles, pero si hay una común en tod@s es: el baño. Os resulta peligroso y he de deciros que para nosotros tampoco fue sencillo al principio, hasta que logramos encontrar nuestra comodidad, la del pequeño, y convertir ese momento en todo un ritual. A partir de ahí se convirtió en nuestro momento favorito junto al pequeño. Más adelante también lo fue con Valeria, pero para cuando llegó la peque llevábamos muchos baños a nuestras espaldas.

Hablo en plural porque en el momento del baño es muy importante estar acompañado, sobre todo al principio. Todas las manos serán pocas. Os intentaremos ayudar a simplificar y estandarizar el baño, así será algo mecánico y mucho más sencillo y para ello os daré los trucos que utilizamos en casa: 

En primer lugar es fundamental LA PREPARACIÓN. Ya lo decían las abuelas y los refranes, ser prevenido vale por dos. Haced caso a las voces sabias de la experiencia. Para que todo fluya en el momento del baño mejor tenerlo todo controlado antes de tener al bebé desnudo. ¿Con esto que quiero decir?
- Temperatura de la habitación: 24ºC. Puedes bañar al bebé en el cuarto de baño, en el salón... donde queráis, siempre que estéis cómodos y sobre todo la temperatura. Mientras colocáis la bañera y la llenáis podéis poner un calefactor para que alcance el calorcito necesario. 

- Colocar dos espacios diferenciados. En nuestro caso no teníamos bañera que se convirtiera en cambiador, por lo que siempre preparábamos dos espacios: por un lado el del baño propiamente dicho y por otro el del cambio. 

- Preparar junto a la bañera todos los elementos que vamos a necesitar para esta fase:
  1. Bañera
  2. Termómetro
  3. Esponja - gasa
  4. Jabón
  5. Capa de baño, en nuestro caso de gasa de muselina, en lugar de rizo de toalla. Aquí podréis ver una comparativa de ambos tejidos y por qué decantarse por la capa de muselina. 
- Preparar junto a la zona del cambio todo lo que necesitaréis para después:
  1. Cambiador
  2. Otra toalla
  3. Body
  4. Muda
  5. Crema de pañal
  6. Pañal
  7. Kit recién nacido (tijeritas, limas de uñas, peine)
Si la bañera no es portátil y la tenéis siempre fija, tened en cuenta que estéis cómodos de altura, que los brazos los tengáis sin forzar los hombros y en posición natural. Cuánto más cómodos estéis más natural haréis los movimientos para el baño de vuestro bebé. Si es portátil, aseguraos de que la superficie es totalmente firme y estable. Cuando la habitación esté a la temperatura apropiada, llenad la bañera. Mientras no esté el agua a la temperatura específica no desnudéis al peque. El agua debe oscilar entre los 35 y los 37, como la temperatura corporal. Para ello utiliza el termómetro o un truquillo, el codo o la parte interior de vuestra muñeca os servirán para saber si está caliente o fría de más. Antes de meter al bebé, cuélgate la capa de baño del cuello así cuando acabes la tendrás a mano y tendrás las manos libres para coger a tu peque. 


capa de baño mimuselina, como bañar a un recién nacido, trucos baño bebé, consejos baño recién nacido, blog mimuselina


El siguiente paso, desnudar al bebé y meterlo en el agua. Lo más cómodo para una sujeción buena en el agua es con el brazo derecho, con la cabeza en la zona de la cara interna del codo y que la mano agarre su culito. Una vez lo metas poco a poco, utiliza la izquierda. Si estáis acompañados mejor, uno de vosotros sujeta al baby y el otro u otra procederá al lavado. Consejo de nuestras compañeras de MySalus: empezar por las partes más limpias. Agua por la cabecita, los ojitos y la carita e ir bajando hasta los pliegues y zonas genitales. Ahí debemos poner más hincapié para que quede bien limpia. 

Tema esponja. Difícil deciros. No hay nada escrito. Hay quién la prefiere y quién no. Nosotros al principio utilizamos una gasa de muselina. Luego la esponja. Importante, eso sí, dejarla secar muy bien después de cada baño. 

Tema jabón. ¿Sí o no? Pues en un principio los bebés no están muy sucios y su piel es muy sensible. Nosotros no utilizamos nada. A partir del tercer mes ya si, y siempre jabones neutros, sin perfumes. 

Tiempo: al ser recién nacidos no deberían durar más de 5 minutos. Luego, como a los peques les guste, pueden volverse eternos y pelear con ellos para que se salgan del agua. Ya nos lo diréis. Valeria es una pececilla. 

Cuando acabéis del agua, llega el momento de sacarlos y secarlos. Si vuestros peques tienen la piel sensible y atópica, no todas las toallas os irán bien, pueden irritarles la piel. La capa de baño de Mimuselina tiene triple doble capa de gasa de muselina que seca muy bien, es muy suave y absorbe muy rápido. Además le podrás poner la capucha y es muy grande, 1m x 1m. La mayoría de las toallitas son muy pequeñas, pero con esta tienes una libertad de movimiento mucho más grande. 

cómo bañar al recién nacido, baño bebé, capa de baño gasa de muselina, blog mimuselina


Una vez sacado del agua, arrópale, acurrucarle contra vosotros, tranquilos que no os mojaréis porque al tenerla colgada del cuello la capa también os protege a vosotros. Desde ahí nos vamos a la zona del cambio. Donde espera otra toallita para terminar de secarlo del todo. Este momento es súper tierno también. Dándole cremita en su piel suavecita y a la vez podrás revisar por si tiene algún granito, erupción o alguna anomalía. El bebé está muy relajado y podréis hacerlo fácilmente. 

Revisa sus uñas, si las tiene largas utiliza las limas específicas para bebés. Hasta pasados unos meses es mejor no cortárselas con las tijeritas de punta redondeada de bebé. 

Es el momento de poner el body y el pijama y disfrutar de dulces sueños si lo bañáis por la noche. Nosotros procurábamos hacerlo así siempre que podíamos porque dormían súper a gustito recién limpitos. 

Os dejamos el vídeo que han preparado las chicas de MySalus para que el baño no guarde ningún secreto para vosotros: 




Otro consejo, después de usar la bañera dejarla limpia y bien seca. Si esto lo interiorizáis y mecanizáis; después de una semana, el baño estará bajo control. 

¿Cómo os las apañáis vosotros? Eso sí, os avisaré, cuando crezcan, la pregunta será distinta: ¿Cómo me las apaño para conseguir que salgan del agua? jejeje. 

Image and video hosting by TinyPic