jueves, 11 de enero de 2018

El fomento del gateo en el bebé. El cojín nido, un gran aliado


cojín nido mimuselina blog fomento gateo bebé

Tu bebé ya no es tan bebé. Lo ves crecer por semanas y meses y desarrollarse a pasos de gigante. Parece que fue ayer cuando nació y lo tenías entre tus brazos y ahora sólo quiere suelo, jugar y está a punto de empezar a gatear y de ahí a andar... y de ahí a la universidad. Es una broma exagerada, pero hay que ver lo rápido que pasa el tiempo.

En cada momento y etapa de su desarrollo hay que favorecer lo que toca y a la hora del gateo es fundamental para su posterior desarrollo psicomotriz que pase por esta fase. Es muy difícil que un niño ande correctamente ni haber gateado antes (es fundamental no saltarse esta fase para el correcto desarrollo neuronal del bebé). Para que entendáis un poco como se desarrolla su sistema motor os diré que es lineal, va de arriba hacia abajo, es decir de la cabeza a los pies. Más o menos hacia los 9 meses (cada bebé tiene un ritmo diferente y estos meses pueden ser aproximados), se arrancará a gatear. Antes de gatear lo primero que desarrolló vuestro pequeño fue el control cervical ( mantener el cuello rígido y sujetar él solito la cabeza), después la capacidad de sentarse sin apoyo y equilibrado y el siguiente paso es el de gatear apoyándose en las cuatro extremidades para finalmente quedarse en dos y caminar.

Una vez que el pequeño tiene la cabeza recta y es capaz de darse la vuelta sobre sí mismo, el siguiente movimiento a desarrollar es el de separar los movimientos de hombros y caderas. ¿Cómo podéis estimularle en el inicio del gateo? Pues de muchas maneras, pero en el cojín nido de Mimuselina encontramos un gran aliado, tanto para el inicio en mantener el cuello rígido, como para ir cogiendo fuerza en brazos y piernas lo que le ayudará a reptar y moverse con los brazos más fácilmente. En el siguiente vídeo podréis apreciar los beneficios en este aspecto de este cojín multifuncional que os acompañará desde el embarazo hasta el desarrollo de vuestro bebé:





Cuando el bebé esté sentado tenemos que potenciar que inicie un balanceo hacia delante, ponerle los juguetes alejados para que sienta la necesidad de desplazarse hacia ellos, intentar que apoye las manos por delante...

Después cuando logre apoyarse sobre las manos, el siguiente paso es elevar el culete de la posición de sentado a la de cuatro patas. Mucho más fácil como podéis ver en el vídeo si el cojín le protege y le ayuda. 

Posteriormente, cuando las rodillas y los brazos tengan la posición adecuada, empezará a avanzar y moverse con total libertad. Todo estímulo de los mayores es poco para que lo logre. 



Image and video hosting by TinyPic