lunes, 5 de junio de 2017

Todo sobre la depresión postparto

Depresión postparto


Acabas de tener un bebé y tú no te sientes feliz... tanto tiempo esperando este momento y ahora no logras entender por qué todos están encantados, menos tú. Tu bebé reclama atenciones y a ti no te apetece saber nada. Apenas tienes ganas de levantarte por las mañanas... 
Es una situación difícil de explicar para muchas mamás que experimentan esta sensación de tristeza, a menudo extrema, después del parto. Así mismo, también es complicado de entender por todos aquellos que te rodean, y esto tampoco ayuda.

La realidad es que la depresión postparto, también conocida como baby blues, es sufrida por muchas mamás que acaban de dar a luz. Se trata de una reacción emocional que suele tener inicio unos días después del nacimiento del bebé y que se caracteriza por la preocupación, la tristeza, el vacío, las ganas de llorar o el llanto constante, el insomnio, la pérdida de apetito, el cansancio o la inseguridad, entre otros. En términos generales, mejora por sí sola a las pocas semanas pero, en algunos casos, la mejoría no llega y es probable que te sientas incapaz de sacar adelante a tu bebé.

Es importante saber diferenciar el cansancio y el estrés propios de la maternidad, de los síntomas de lo que podría ser algo más grave. Si tu tristeza es tan intensa que te impide continuar con tu vida diaria, es probable que estés sufriendo una depresión postparto. Nuestra recomendación es que hables lo antes posible con tu médico para que valore tu estado y te prescriba un tratamiento.

Depresión postparto


Causas de la depresión postparto


La depresión postparto es el resultado de la combinación de una serie de factores, principalmente hormonales, pero también emocionales, genéticos o medioambientales. También se puede ver favorecida por el cansancio extremo al no dormir y los cambios emocionales que supone la llegada del bebé.

El Baby Blue suele estar presente en mujeres con mayor sensibilidad a los cambios repentinos en los niveles de estrógeno y progesterona. Además, si durante el embarazo ya sufriste periodos de ansiedad o estrés, puede ser que tengas mayor predisposición a padecer una depresión tras el nacimiento. Lo más importante es que no te sientas culpable por sufrirla, ya que tus sentimientos son imposibles de controlar.

Otras situaciones concretas también pueden hacerte más propensa a padecerla. Las experiencias de parto traumáticas, los nacimientos prematuros, la falta de apoyo, o las dificultades surgidas durante la lactancia, pueden ser algunos de ellos.

Depresión postparto


¿Qué hacer frente a una depresión postparto?


Si crees que puedes estar padeciendo una depresión postparto, lo primero que debes hacer es acudir a tu médico. Como siempre decimos, cada embarazo es un mundo y, por supuesto, cada mamá también lo es. Lo que le afecta a algunas mujeres, para otras no tiene ningún tipo de repercusión.

El médico evaluará cuál es tu situación y en base a ello, decidirá cuál es el mejor tratamiento para tu caso particular. Generalmente, cuando los síntomas son muy leves, se recomienda es esperar. Eso sí... manteniéndote controlada para seguir la evolución de tu estado de ánimo.

Si tus síntomas son más severos, el tratamiento de la depresión posparto es igual al de una depresión convencional. Es muy probable que te derive a un terapeuta o incluso recetarte algún tipo de fármaco antidepresivo, cuya función es estabilizar las sustancias químicas del cerebro que afectan al estado de ánimo.

En cuanto a la psicoterapia, las hay de muchos tipos. Ésta puede ser individual, familiar o incluso con un grupo de mujeres en la misma situación que tú. Piensa que lo más habitual es que tus síntomas mejores mucho a las pocas semanas de tratamiento. Tener cerca a diversas personas que entienden cómo te sientes, hará que te sientas menos sola y mejor.

Depresión postparto


Es cierto que, aunque no es lo más habitual, conocemos algún caso, en el que la mamá ha sufrido una depresión postparto muy severa, imposible de superar ni con psicoterapia ni con medicamentos antidepresivos, y ha requerido el ingreso hospitalario y la aplicación de otros tratamientos alternativos. Ojo! Lo teníamos que decir pero no es lo más frecuente. De modo que... ¡Tranquila!

¿Cómo sobrellevar la depresión postparto?


Además de la ayuda de tu médico y/o terapeuta, deberás hacer el esfuerzo de cuidarte. Aquí tienes algunas recomendaciones que, con total seguridad, te ayudarán a sentirte mejor.

Come bien e intenta dormir. Llevar una buena alimentación y descansar es básico para poder sobrellevar la depresión.

Cuida tu aspecto. Muchas mamás caen en la dejadez personal, por la falta de tiempo. ¡Un gran error! ¿A qué mujer le gusta verse todo el día con el pijama, despeinada y con ojeras?Pide ayuda para que se queden un rato con tu bebé. Tómate tiempo para darte un buen baño, maquillarte, arreglarte y... ¡A la calle!

Depresión postparto


Intenta alejar el sentimiento de culpa. Que te sientas así, no quiere decir que no quieras a tu bebé o seas una mala madre. Una vez te sientas mejor, verás las cosas de otra manera.

Comunícate. Exteriorizar tus sentimientos y compartirlos con tu pareja o con la familia puede ser una buena manera de que te sientas mejor. Pide ayuda siempre que la necesites.

Aunque ahora no te lo parezca porque todo se te "hace una montaña", piensa que puedes poner mucho de tu parte para combatir la depresión. Sé bondadosa contigo misma y no te exijas demasiado. ¡Tómate las cosas con muuucha calma!


Lo más importante es saber identificar sus síntomas y reconocer que puedes estar sufriendo una depresión. No debes sentir vergüenza o culpa por tus sentimientos, ya que el poder controlarlos no está en tu mano. Existen situaciones en las que se hace necesario pedir ayuda y, sin duda, ésta es una de ellas. Piensa que, en este momento, es lo que debes hacer y... NO pasa nada! Son muchas las mujeres las que se encuentran en la misma situación que tú. ¡Muchos ánimos!



Image and video hosting by TinyPic