domingo, 14 de mayo de 2017

La toxoplasmosis. Esa gran desconocida



Son muchas las dudas que giran en torno a la toxoplasmosis, ya que muchas futuras mamás no saben en qué consiste, cómo puede afectar a su salud ni a la del bebé, ni qué deben hacer para evitar el contagio.

Por ello, hemos decidido dedicar el post de hoy a explicar todo lo que debes saber sobre la toxoplasmosis.

Toxoplasmosis y embarazo


Por si no sabes nada acerca de la toxoplasmosis, empezaremos por el principio. Se trata de una infección provocada por un parásito denominado Toxoplasma Gondii

Cuando la infección afecta a personas cuyo sistema inmunológico se encuentra fuerte y sano, ésta no presenta mayor importancia. La cosa se complica cuando afecta a personas con supresión inmunológica, como sucede durante el embarazo. En este caso, en algunas ocasiones, el parásito puede atravesar la placenta y afectar al bebé. Cuando un bebé se infecta y nace con toxoplasmosis, ésta se denomina toxoplasmosis congénita.

Durante el embarazo, una infección por toxoplasmosis se considera grave, ya que puede ocasionar terribles consecuencias como daños neurológicos y sistémicos en el bebé, e incluso llegar a provocar su muerte. La parte positiva, es que son relativamente pocos los casos de mujeres infectadas durante el embarazo.

Así mismo, también hay mujeres que son inmunes a la toxoplasmosis y, por lo tanto, no pueden contagiarse. Si es tu caso... ¡enhorabuena! Podrás continuar comiendo lo que te apetezca y además tener un embarazo más tranquilo. ;-)

toxoplasmosis y embarazo


¿Sabes cómo se transmite la toxoplasmosis?


¡Muy importante! Saber de qué manera podemos infectarnos es básico para poder prevenir el contagio. Aquí tienes las principales vías:

  • Comer carne cruda o poco cocinada
  • Comer frutas o vegetales frescos que estén contaminados por el parásito
  • Beber agua contaminada
  • Tocar tierra contaminada, tocar la arena de la caja de un gato o tocar carne que esté infectada y después te llevas las manos a la boca, la nariz o los ojos.
  • Transfusión de sangre infectada o trasplante de un órgano de una persona infectada.

Es importante que sepas que la toxoplasmosis no se transmite de persona a persona, pero la mamá sí puede transmitirla a su bebé durante el embarazo.

Ahora que ya conoces las vías mediante las cuáles puedes contraer la infección, seguramente te resultará más sencillo prevenirla. Recuerda cocinar bien la carne, lavar correctamente las frutas y las verduras, y evita tocar tierra o manipular la caja de excrementos del gato. 

La higiene es muy importante y por ello, deberás lavarte las manos si has manipulado algún alimento que pueda estar contaminado. ¡Así de fácil!

toxoplasmosis y embarazo


Las embarazadas y los gatos ¿Qué debes hacer?


Existe la creencia popular que dice que si estás embarazada debes deshacerte de tu gato. Pues bien, si es motivo de preocupación para ti, con algunas explicaciones seguro que te quedarás mucho más tranquila.

A pesar de que las heces de los gatos son una vía importante de contagio de la toxoplasmosis, NO tienes que deshacerte de tu mascota. Únicamente deberás tener en cuenta llevar a cabo algunas acciones preventivas.

Los gatos se contagian con el parásito al beber agua contaminada o leche no pasteurizada, y también al comer carne cruda o poco cocinada, y animales infectados. Cuando el gato se infecta, los parásitos se reproducen en su intestino mediante ooquistes, y éstos serán expulsados con las heces, sin resultar visibles a simple vista.

Los ooquistes empiezan a ser infecciosos a las 24 horas después de ser expulsados. Nuestra recomendación es que sea otra persona la que limpie la caja de la arena, y si no puede ser, recoge las heces lo antes posible, con guantes desechables, mascarilla y ten la costumbre de lavarte bien las manos.

Es importante que sepas que, si tu gato vive en casa y no sale, y además no lo alimentas con carne cruda o mal cocinada, el riesgo de infección es mínimo.

Ten en cuenta también que, a pesar de que los gatos son los únicos animales que transmiten este parásito, otras especies infectadas albergan el parásito en sus tejidos en forma de quistes.

toxoplasmosis y embarazo


Algunas recomendaciones


  • Congela la carne antes de cocinarla, ya que esto reducirá el riesgo de infección.
  • Cocina bien la carne para eliminar el parásito. Recuerda que los embutidos poco curados y el jamón york pueden ser también una vía de infección.
  • Lava bien o pela las frutas y los vegetales.
  • No bebas leche que no esté pasteurizada, o comas alimentos que la incluyan.
  • No comas huevos crudos.
  • Cuando laves los utensilios de cocina, hazlo con agua caliente. Piensa que las temperaturas elevadas acaban con el parásito.
  • Lávate las manos antes de comer o tras haber manipulado algún alimento que pueda estar contaminado.
  • Evita cualquier contacto con tierra o arena (la de los parques infantiles también). Si tienes que trabajar en el jardín, especialmente con la tierra, ponte guantes.

Analítica durante el embarazo


Tras confirmar que estás embarazada, en el primer análisis de sangre que te realicen, te mirarán si tienes o no anticuerpos de la toxoplasmosis. 

toxoplasmosis y embarazo


Muchas mujeres ya han pasado la enfermedad, seguramente sin darse cuenta, y ya cuentan con defensas frente a ella. Esto querrá decir que no pueden contagiarse. Esto es genial porque si tienes inmunidad frente a la toxoplasmosis, querrá decir que podrás comer de todo. ¿A quién no le apetece un poco de jamón de vez en cuando?

Ahora que ya sabes qué es la toxoplasmosis y cuáles son las principales vías de contagio, seguramente te habrás quedado un poco más tranquila. Si tienes gato, puedes tocarlo y convivir con él sin ningún riesgo, siempre y cuando tengas presentes una serie de precauciones.






Image and video hosting by TinyPic