lunes, 1 de mayo de 2017

El Síndrome del nido. ¡Prepara tu hogar!

síndrome del nido


Te encuentras en la recta final del embarazo y de un día para otro ¿tienes obsesión por remover, ordenar, limpiar... incluso pintar las paredes y techos de tu hogar? ¡Tranquila! Es el conocido “Síndrome del nido” y es completamente normal.

A la gran mayoría de mujeres nos pasa, especialmente si somos de esas un tanto movidas, activas y ansiosas. Pero... ¿sabes por qué se produce?

El síndrome del nido


El Síndrome del nido es un impulso irrefrenable de poner la casa “a punto” para la llegada del bebé.

Algunas mujeres, quizás las más tranquilas, lavan la ropa, ordenan los armarios o decoran la habitación del bebé. Sin embargo, otras pueden llegar a hacer tareas más inverosímiles como pulir los suelos o desmontar muebles. Reconozco que yo fui de estas últimas... A dos semanas del parto me dio por desmontar los muebles, pintar los techos y empapelar las paredes.

síndrome del nido


Generalmente, se asocia con una reacción hormonal producida en las últimas semanas de gestación, caracterizada por un aumento de la energía, junto al aumento de la ansiedad y el estrés debido a la aproximación de la fecha de parto. Otros lo explican como una reacción espontánea para poner a prueba el organismo de la mamá frente al parto.

Resulta curioso pero ¿sabes de dónde viene su nombre? El síndrome del nido es un símil con la preparación del nido de las aves antes de que sus crías rompan el cascarón. Para las mujeres, no es otra cosa que querer tenerlo todo preparado para dar la bienvenida al nuevo miembro de la familia.

síndrome del nido

Precauciones frente el síndrome del nido


Esta necesidad inmediata de preparar el hogar para la llegada del bebé, suele darse durante el tercer trimestre de embarazo. Y aunque la imagen de una mujer subida a una escalera con una barriga considerable pueda resultar graciosa, la verdad es que es necesario ir con cuidado y tener en cuenta una serie de precauciones.

Deberás evitar cansarte en exceso, levantar objetos pesados y también los movimientos bruscos. Y, por supuesto, subirte a una escalera no es lo mejor. Con el peso de la barriga y una menor agilidad, podrías perder el equilibrio y caerte, lo cuál sería fatal para ti y tu bebé. Aprende a mandar y a pedir ayuda cuando la necesites.

Nuestra recomendación es que si limpiar u ordenar te tranquiliza, ¡hazlo! pero con ciertas precauciones y sin obsesionarte. Puedes aprovechar para pensar en los últimos detalles decorativos para la habitación del bebé.

síndrome del nido


Lo mejor que puedes hacer durante las últimas semanas es realizar otras actividades como pasear, descansar y cuidarte todo lo que puedas. Procura ahorrar energía ya que el parto se acerca y no dispondrás de mucho tiempo para ello.

Sí que son muchos los preparativos ante la llegada del bebé, pero no te dejes llevar por la ansiedad y el estrés. Relájate y... ¡disfruta del momento!







Image and video hosting by TinyPic