miércoles, 10 de mayo de 2017

7 problemas de salud frecuentes en el recién nacido

problemas salud bebé

Con la maternidad los sentimientos se encuentran a “flor de piel” y es normal preocuparnos, muchas veces “en exceso”, por cualquier pequeña cosa que observamos en nuestro bebé recién nacido.

El instinto de protección de una madre es algo innato y natural. Nos pasamos horas observando a nuestro bebé, pequeño e indefenso, y sentimos temor frente a la posibilidad de que éste pueda enfermar.

Igual que ocurre con los adultos, hay bebés que tienen mayor tendencia a enfermar que otros. Y a pesar de que, generalmente, los problemas de salud no son serios, cualquier síntoma nos hace permanecer siempre en estado de alerta... ¡Por si acaso!

¿Sabes cuáles son los problemas de salud más frecuentes que pueden afectar al bebé recién nacido?

1. Ictericia en el recién nacido


La ictericia no es otra cosa que la acumulación de bilirrubina en la sangre del bebé. Esto es lo que provoca que muchos recién nacidos tengan un tono amarillento en su piel.

Se produce porque el hígado del bebé, todavía inmaduro, aún no es capaz de eliminar la bilirrubina de la sangre. Y, a pesar de que no suena nada bien, la realidad es que se produce en la mayoría de recién nacidos, especialmente durante la primera semana de vida. En el caso de los bebés alimentados con leche materna, la ictericia suele durar más.

Hay que tener en cuenta que esta ictericia leve, puede convertirse en algo más serio si los niveles de bilirrubina en sangre siguen aumentando.

problemas salud bebé

2. Infecciones respiratorias


Las infecciones respiratorias son bastante frecuentes en los bebés durante los primeros meses de vida.

Las más frecuentes, son afecciones leves como catarros o resfriados comunes, que afectan a las vías altas. Producen congestión nasal y tos en algunos casos, y aunque resultan molestoas para el bebé, no suelen ir más allá. Suelen aliviarse con lavados nasales con suero salino o mediante la succión con una perilla.

Cuando las infecciones respiratorias afectan a las vías respiratorias bajas, la cosa ya se complica. Es el caso de las bronquiolitis o neumonía y, en algunas ocasiones, es necesaria la hospitalización del bebé.

3. Síndrome del bebé azul


Algunos bebés al nacer ya cuentan con una piel de una tonalidad azulada. Este síndrome puede ser causado por una enfermedad hereditaria o por diversas causas externas como intoxicaciones por consumir alimentos contaminados.

Al producirse, en el cuerpo del bebé se acumula hemoglobina, incapaz de repartir el oxígeno al cuerpo.

Deberás acudir con rapidez al pediatra, si observas la coloración azul en el bebé, junto a un aumento de la frecuencia respiratoria.

4. Otitis


La otitis es una infección bacteriana, que aparece generalmente como una complicación de un resfriado común. Se caracteriza por ser muy dolorosa y en la mayoría de casos deberá ser tratada con antibiótico.

problemas salud bebé


Es muy probable que la reconozcas porque el bebé se ha pasado la noche llorando y no quiere comer nada. ¡Paciencia!

5. Infección de orina


La infección de orina es, quizás, una de las infecciones más difíciles de identificar porque no presenta síntomas externos. Con un resfriado vemos que el bebé tiene mucosidad, tos, estornudos... pero con la infección de orina es normal que no apreciemos nada. Sólo que el bebé se encuentra irritable, molesto y en algunas ocasiones también tendrá fiebre.

6. Gastroenteritis


Son bastante frecuentes y generalmente de origen vírico. Causa bastante preocupación porque nuestro bebé no come y además también presenta vómitos y/o diarreas.
Lo más importante es que el bebé se mantenga hidratado.

7. Tos


La tos también es una afección bastante frecuente en los bebés recién nacidos. Puede producirse de forma puntual, como cuando la leche de la mamá fluye con mucha rapidez, y también puede darse de forma continua. 

problemas salud bebé


En este caso, puede ser síntoma de alguna enfermedad del aparato digestivo o respiratorio, y lo mejor que puedes hacer es consultar a su pediatra.

Algunas cosas que debes saber


Debes saber que la temperatura corporal de un bebé recién nacido es superior a la de los adultos. Suele ser de 37,5 grados centígrados cuando se toma en la axila, y de 38 en el recto.

La fiebre es uno de los principales síntomas indicadores de que existe una infección. Por ello, cuando la temperatura de tu bebé se encuentre por encima de lo normal, no dudes en consultar siempre a tu pediatra. Seguramente, la mayoría de ocasiones no será nada, pero te ayudará a sentirte más tranquila.

Así mismo, si observas un cambio de comportamiento repentino en tu bebé, con lloros incesantes, irritabilidad o letargo, esto también puede ser síntoma de enfermedad. 

Observa a tu bebé y piensa que nadie lo conoce mejor que tú. Recuerda que las madres estamos dotadas de un “sexto sentido”. ;-)



Image and video hosting by TinyPic