miércoles, 26 de abril de 2017

Cuando tu bebé dice "mamá" por primera vez...

Lenguaje bebé 6 a 12 meses


No hace mucho hablábamos sobre cómo se comunicaba el bebé desde su nacimiento hasta los 6 meses. Hoy dedicamos nuestro post a cómo se produce el desarrollo del lenguaje del bebé de los 6 a los 12 meses.

Es innegable que este periodo es realmente especial, no sólo porque el lenguaje corporal del bebé resulta espectacular, si no también porque son muchos los que empiezan a decir sus primeras palabras. Y sí... todas esperamos con impaciencia el momento en que dicen un dulce "mamá". 

La comunicación del bebé de los 6 a los 12 meses


Siempre hay que partir de la base de que cada bebé sigue su propio ritmo madurativo y el desarrollo no es igual para todos. 

De los 6 a los 12 meses, el bebé ya empezará a comunicarse de forma más intencionada, transmitiendo lo que le gusta y lo que no, y mostrando sus necesidades en cada momento. El bebé llorará cada vez menos porque ya tiene otra forma de hacernos entender lo que quiere. Aprende rápido los gestos de negación, que primero estarán relacionados con la comida pero que luego trasladará a otros aspectos. 

Seguro que habrás visto a tu bebé decir adiós con la manita, sacudir la cabeza para decir que no, o señalar con un dedo para indicar algo que quiere.

Especialmente, de los 6 a los 9 meses, el lenguaje experimenta un desarrollo espectacular. Es frecuente escucharlos “cantando” todo el día... nana, gaga... Imitan los sonidos de los animales y el sonido de algunos objetos, y ya son capaces de comprender numerosas órdenes simples. Alrededor de los 8 meses empiezan a aprender las primeras palabras. Y es que lo que más destaca de esta etapa es el desarrollo del lenguaje.

Lenguaje bebé 6 a 12 meses


De los 9 a los 12 meses, ya responden a su nombre y dicen alguna palabra. Al principio, el lenguaje es muy limitado, pero poco a poco, empezarán a tener un vocabulario más amplio. Es muy importante que estimulemos el lenguaje de los bebés, ya que como se suele decir, a estas edades son verdaderas “esponjas”. ¿Sabes cómo hacerlo?

Cómo estimular el lenguaje de los bebés


Durante la etapa de los 6 a los 12 meses, el bebé cuenta con una curiosidad natural que lo convierte en un auténtico explorador. Es por ello que es el momento perfecto para ayudarle con estímulos, en este caso para comunicarse.

Una buena manera de hacerlo es cantarles canciones, hablar con ellos continuamente, explicarles cuentos, nombrar las partes del cuerpo o enseñarle nuevas palabras mostrando a qué se refieren... Son gestos sencillos que ayudarán al bebé en la adquisición del lenguaje.

Háblale despacio prestando atención a la vocalización, a los cambios de tono y a las expresiones faciales. Es importante que hables de forma normal, sin imitar la forma como lo hacen los niños pequeños que aún no hablan correctamente. Lo único que conseguirías es ralentizar su aprendizaje.

Es curioso pero debes saber que el juego y el desarrollo del lenguaje están íntimamente relacionados. Los libros con diferentes texturas e imágenes sencillas, un teléfono o los juguetes que emiten sonidos, también pueden ayudarte.


Ha dicho "mamá". ¿Conoces las BabyMoments Cards?


¿Quieres recordar en qué momento exacto tu bebé dijo sus primeras palabras? Las Baby Moments Cards de Mimuselina son perfectas para recordar los momentos más importantes del desarrollo del bebé. Podrás incluirlas en tu fotografía, anotando la fecha y algún comentario, cuando tu bebé empieza a dar sus primeros pasos, cuando dice sus primeras palabras o cuando se le cae el primer diente.

lenguaje bebé 6 a 12 meses


Estas tarjetas son perfectas para regalar ahora que se acerca el Día de la Madre. Son tiernas, originales y permitirán guardar en el recuerdo los momentos más especiales del bebé. Puedes consultar aquí más ideas de regalos para el Día de la Madre.




Image and video hosting by TinyPic

lunes, 24 de abril de 2017

Sentimientos de una mamá primeriza

sentimientos mamá primeriza


Que ser madre es una experiencia única, es indiscutible. Pero para todas las madres primerizas, todo es nuevo y, a pesar de que muchas hablan de su experiencia como madres, el desconocimiento en relación a muchos aspectos, es grandísimo.

Seguro que antes de que nazca el bebé, ya habréis comprado todos los accesorios existentes en el mercado. Vuestra idea es tenerlo todo previsto para cuando el pequeño nazca, a pesar de que muchas de las cosas no sabréis ni para qué sirven... Es posible que os suceda lo mismo con la bolsa del hospital. Hace tiempo hablábamos sobre ello aquí.

La emoción de ser madre


A lo largo de todo el embarazo, todas vuestras conversaciones girarán en torno al nacimiento de vuestro bebé. Amigas, primas, vecinas... todas os darán sus consejos e indicaciones sobre cómo debéis actuar durante los primeros meses de maternidad. Os harán mil y una listas sobre lo que vuestro bebé va a necesitar, sobre cómo debéis organizar su habitación, o sobre cómo deberéis darle el pecho. Pero, la verdad es que son muy pocas las que hablan sobre las emociones o los sentimientos de la reciente mamá durante los primeros meses.

Es por ello, que dedicamos el post de hoy a hablaros precisamente de ello. Ser madre es un cambio radical en la vida de toda mujer, en el que la mayoría pasamos a un segundo plano.

Siempre recuerdo cuando estaba embarazada... Durante esos meses todo eran atenciones por parte de todos. ¿Necesitas algo? ¿Cómo te encuentras? ¿Estás bien? Tras el nacimiento, me sentí como si alguien me hubiera dotado del don de la “invisibilidad”. Me convertí en transparente para la gran mayoría. Las atenciones que antes iban dirigidas a mí, ahora iban dedicadas a mi pequeña princesa. ¿Por qué nadie me preguntaba cómo me encontraba? Justo en el momento que más lo necesitaba...

Ser madre es una experiencia fantástica, pero para muchas mujeres no resulta nada sencilla. Y la gran mayoría, no se atreven a hablar de ello...

Nadie habla de la mezcla de sensaciones y emociones que aflorarán de un día para otro. La alegría, la excitación, el nerviosismo, el cansancio y también la tristeza. Nos parece vergonzoso decir justo cuando acabamos de ser madres, que a veces nos sentimos tristes. Pues sí, tristes. Y es completamente normal. Las hormonas, a menudo, también nos juegan “malas pasadas”.

sentimientos mamá primeriza


Es normal que, a pesar de amar infinitamente a vuestro bebé, os cuestionéis si habéis hecho bien. Os preguntáis si esto de ser madre es para vosotras, y os repetís y repetís que quizás todavía no estabais preparadas para ello. ¿Por qué? 

Cuando lleváis noches enteras sin dormir y días sin ducharos, os sentís agotadas y además os duelen los pechos... ¡Es normal que os sintáis así! Cuando os sentís gordas, feas y tenéis unas inmensas ojeras... ¡Es normal que os sintáis así!

Además, no es necesario que disfrutéis de la maternidad las 24 horas del día. Hay tiempo para todo... para disfrutar, para reir y hasta para llorar... Podéis leer este artículo sobre los mitos de ser madre.

También es cierto, que la maternidad no es igual para todas las mamás, ni a todas nos afecta de la misma manera. Generalizar nunca es bueno... Hay bebés que lloran continuamente y otros que apenas lo hacen. Hay bebés dormilones y bebés que no tienen necesidad de dormir. Esto es así...

Además, durante los primeros meses os daréis cuenta de ciertos aspectos, que seguramente nunca acabaréis de entender. ¿Por qué vuestra pareja-marido nunca escucha los lloros del bebé? ¿Por qué puede continuar durmiendo como un tronco si los “berridos” serían capaces de despertar hasta al vecino del quinto? Ya sea por cuestiones biológicas, circunstanciales o de sordera temporal, vosotras sois su madre y nunca acabaréis de entenderlo.

sentimientos mamá primeriza


La gente de vuestro entorno más cercano os dirá que disfrutéis del momento porque pasa rápido. A pesar de que la tentación es pensar que también pasan rápido los minutos en los que conseguís dar una “cabezadita”, lo cierto es que tienen razón. Los bebés crecen rapidísimo y cada etapa en su desarrollo, es única.


Yo que entonces también fui una madre desesperada y que me cuestioné cientos de veces si había hecho lo mejor, puedo decir que la experiencia merece absolutamente la pena. El tiempo para dormir ha llegado y el tiempo para recordar también. ¡Disfrutad de cada uno de los  momentos porque éstos son irrepetibles!

Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 19 de abril de 2017

0-6 meses ¿Cómo se comunica vuestro bebé?

comunicación del bebé 0-6 meses


La realidad es que todos, pequeños y mayores, sentimos la necesidad de comunicarnos, y es el lenguaje la principal vía de comunicación que tenemos. El bebé lo adquiere durante los primeros años de vida al interactuar principalmente con la mamá y también con otros adultos.

Cuántas veces habréis escuchado los balbuceos y sonidos guturales del bebé y habréis pensado... ¡Qué gracioso! Incluso, ante sus lloros incesantes os habréis sentido desesperadas por no saber qué es lo que le pasa. Pero la realidad es que estos lloros o ese simple sonido, van mucho más allá.

¿Sabéis cómo se desarrolla el lenguaje en los primeros meses de vida del bebé? Nada más nacer, el bebé ya empieza a comunicarse. Durante los primeros meses, tiene lugar lo que se denomina etapa pre-lingüística. En ella, el bebé se comunica mediante el llanto, los sonidos y los balbuceos.

El bebé es capaz de distinguir entre el sonido de la voz humana, especialmente la de la mamá, y entre otros ruidos. Al escuchar vuestra voz, el bebé la identifica con el cariño, el alimento, el calor... y con todas aquellas comodidades que toda madre le brinda a su bebé. Y es que una de las necesidades básicas del bebé es el contacto físico con sus padres.

Así mismo, durante los primeros meses, el llanto será su principal manera de comunicarse. Y no siempre responde a una necesidad evidente, ya que el bebé también llora ante nuevas sensaciones, cuando se siente nervioso o abrumado, cuando se siente incómodo, cuando le duele la tripa... Son muchas las razones que van a provocar el llanto en el bebé, y la gracia está en saber interpretarlas. Esto le servirá para llamar la atención, manifestar una necesidad o expresar un estado de ánimo.

¿Os habéis parado a observar detenidamente todas las expresiones faciales y gestos que son capaces de hacer? A menudo, el bebé dejará de llorar sólo con escuchar vuestra voz, o cambiará su expresión facial y corporal sólo con escucharos. Responderá al sonido de vuestra voz con excitación, sonriendo, emitiendo sonidos encantadores y agitando enérgicamente brazos y piernas.

comunicación del bebé 0-6 meses


A pesar de que en esta etapa el bebé no sabe hablar, esto no va a suponer ningún impedimento para poder comunicarse. En este momento, adquiere gran importancia la comunicación no verbal

Seguramente ya habréis visto a vuestro bebé fruncir el ceño cuando se encuentra desconcertado, abrir la boca cuando tiene hambre, frotarse los ojos cuando tiene sueño, o estirar los brazos para que lo cojamos... La verdad es que la comunicación del bebé durante los primeros meses de vida, resulta un proceso fascinante.

Desarrollo del lenguaje del bebé mes a mes


Nada más nacer el bebé ya empieza a comunicarse. Durante el primer mes, el bebé reacciona a todos los sonidos y ruidos, y su principal vía de comunicación de sus necesidades es el llanto.

A los 2 meses, seguramente observaréis que ya produce ruidos y llantos diferenciados según la necesidad que tenga. Es normal que aún no sepáis identificarlos pero … ¡A todo se aprende!

A los 3 meses, son frecuentes las vocalizaciones, balbuceos y los sonidos guturales. De los 4 a los 5 meses notaréis un gran cambio. El bebé ya entiende la relación causa-efecto y muestra gran interés por todo, hacia las personas y los objetos, y en general hacia el entorno que le rodea. 

comunicación del bebé 0-6 meses


A pesar de que los sonidos aumentan, también cobra gran importancia la comunicación no verbal y el lenguaje corporal. Ha aprendido a comunicar de forma consciente sus deseos y necesidades.

A los 6 meses, el bebé ya es capaz de emitir sus primeras sílabas. Muchos bebés en este momento es cuando aprenden a decir mama y papa. De hecho las primeras sílabas que dirá son pa, ma, ba, y ta.

comunicación del bebé 0-6 meses


La forma de comunicarse de los bebés irá evolucionando a medida que el éste crece. Más adelante, el bebé ya podrá emitir sílabas, palabras y hasta frases completas. Pero para que esto se produzca será necesaria cierta maduración biológica de los órganos que intervienen en el habla. Éstos son los que hacen que el bebé sea capaz de emitir sonidos, y palabras.

También será necesaria una adecuada estimulación, que hará que el bebé reciba la atención y el cariño de sus padres, mientras que cubre y satisface sus necesidades. Sin duda, un momento fantástico. ¡Disfrutadlo!







Image and video hosting by TinyPic

lunes, 17 de abril de 2017

¿Cómo sobrellevar el reposo absoluto durante el embarazo?

reposo absoluto durante el embarazo


La gran mayoría de mujeres embarazadas pueden llevar una vida completamente normal durante su embarazo. Pero, como no hay dos embarazos iguales, existen mujeres que desarrollan un embarazo complicado o de riesgo que les obliga a hacer reposo absoluto. Éste puede ser necesario durante las primeras semanas de embarazo o incluso durante todo el embarazo.

Las razones que pueden motivar que el médico os haya indicado la necesidad de que hagáis reposo absoluto son variadas y diversas. La hipertensión, el sangrado vaginal, o las contracciones prematuras, pueden ser algunas de ellas.

El reposo absoluto implica que sólo podréis moveros cuando sea estrictamente necesario. Es decir, deberéis permanecer en cama y únicamente podréis levantaros para ir al baño. ¡Poco más...!

Durante las primeras semanas de reposo, os parecerá que unos días de descanso no os vienen nada mal. Pero cuando unas pocas semanas se convierten en meses, la experiencia puede resultaros incómoda, molesta y desesperante. Os sentiréis tristes, desanimadas y sentiréis que el tiempo se ha detenido. Pero la realidad es la que es y deberéis vivirla de la mejor manera que podáis. Sabemos que no es nada fácil... pero aquí os dejamos algunas recomendaciones. ¡Ánimos!

Ejercicios y cambios de postura
Tras muchos días en la cama sin apenas poder moveros, es posible que sintáis dolores y calambres. Para evitar la pérdida de masa muscular os puede ayudar el hecho de realizar movimientos suaves con las piernas y con los pies.

Estar en reposo durante tiempo prolongado también puede afectaros a la irrigación venosa.
Para ello, aunque la mejor posición es tumbada sobre el costado izquierdo, lo mejor es ir cambiando de postura con cierta frecuencia. Con la posición que os indicamos evitáis ejercer presión sobre el hígado y sobre la vena cava inferior, que es la que lleva la sangre de los pies al corazón.

Para estar mucho más cómodas, os puede ser de gran ayuda el cojín nido de Mimuselina. Os ofrecerá un apoyo cómodo y estable en diversas posiciones durante el embarazo. Además, una vez haya nacido el bebé lo podréis seguir utilizando durante el postparto, para la lactancia y también en distintas etapas de desarrollo del bebé. 

cojin nido mimuselina


Buena hidratación y alimentación
Es cierto que todas las mujeres embarazadas deben cuidar su alimentación, pero en vuestro caso, si debéis hacer reposo absoluto... ¡Aún más! Deberéis ingerir una gran cantidad de alimentos ricos en fibra, como frutas y verduras, que os ayuden a evitar el estreñimiento. También os ayudará manteneros bien hidratadas. Además, también mantiene activos los riñones y ayuda a eliminar toxinas.

Reposo absoluto activo
A pesar de que debéis permanecer en la cama, lo ideal es que mantengáis vuestra mente activa. Lo mejor es que tengáis a mano todo lo que podáis necesitar, ya sean libros, revistas, lanas para tejer, o el mando de la televisión, entre otros. Aprovechad para hacer todo aquello que no habéis tenido tiempo de hacer hasta ahora.

reposo absoluto durante el embarazo


Pero lo más importante de todo es que seáis fuertes y no desesperéis. Aprovechad el momento para relajaros e intentar sacar lo positivo de esta situación. Recordad que vuestro estado de ánimo afecta directamente al bebé. Dejaros cuidar y que os mimen... ¡Paciencia!





Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 12 de abril de 2017

Lactancia materna y vuelta al trabajo ¡Es posible!

Lactancia materna y vuelta al trabajo


Hace unas semanas escribíamos un post sobre lo que suponía la vuelta al trabajo para la mamá y para el bebé. En él hablábamos sobre los sentimientos que afloraban al llegar el momento de reincorporación a la vida profesional. Sentimientos de culpa, de alegría, de tristeza, desilusión... Sentimientos contradictorios totalmente “normales” para la gran mayoría de madres.

El artículo de hoy lo dedicamos a explicaros cómo continuar con la lactancia materna cuando la mamá se reincorpora al trabajo. Aunque requiere de una operativa distinta, ¡es posible!

En otros artículos ya han quedado claros los beneficios indiscutibles de la lactancia materna para la mamá y especialmente para el bebé. Por ello, sois muchas las que, a pesar de vuestra incorporación al mundo laboral, queréis que vuestro hijo siga disfrutando de los beneficios de la leche materna.

¿Cómo continuar con la lactancia materna?


Como ocurre en muchas otras cosas, no existe una “teoría exacta” que pueda aplicarse ni a todas las mamás ni a todos los bebés. En este caso, dependerá de vuestras circunstancias personales como son los horarios de trabajo, la edad del bebé, o de quién cuidará de éste mientras estéis trabajando. La clave es encontrar la fórmula que mejor se adapte a vuestra situación personal.

En este sentido, hay madres que por la cercanía de su trabajo a su domicilio y por sus horarios de trabajo, pueden seguir manteniendo la lactancia materna directa. Pero por desgracia, ésta no es la opción más habitual, y por ello la gran mayoría optan por la lactancia materna diferida

Ésta consistirá en extraeros la leche para que vuestr@ hij@ la tome con un biberón mientras vosotras estáis fuera. Lo podéis hacer de forma manual o con un sacaleches manual o eléctrico. Dependerá de vuestras preferencias y de lo que os resulte más cómodo.

Lactancia materna y vuelta al trabajo


Para muchas madres lo más cómodo es un sacaleches, ya que es bastante rápido y sencillo. Éste funciona mediante una bomba que simula la succión que ejerce el bebé sobre el pezón.
Lo mejor es sacarse la leche a primera hora de la mañana, ya que en ese momento, la producción de leche es mayor. También deberéis recordar que cuánto más se estimulen las glándulas mamarias, más leche produciréis. 

Al principio, puede resultaros un poco pesado, hasta desesperante, especialmente si lo hacéis con un sacaleches manual, pero pensad que sólo es cuestión de práctica. ;-)

Suelen recomendar que no sobrepaséis los 15 minutos para cada pecho. Para que os hagáis una idea, en ese tiempo, en términos generales, podéis llegar a extraeros unos 100-150 ml de leche. 

Cómo conservar la leche materna


La leche extraída, deberéis conservarla en unos recipientes indicados para ello. Es importante que tengáis en cuenta que ésta se conserva unas 4 o 5 horas a temperatura ambiente, unas 48 horas en el interior del frigorífico y alrededor de unos 4 meses en el congelador.

Eso sí... recordad no congelar la leche materna que ya ha estado unas horas en la nevera y una vez descongelada, no la volváis a congelar. Lo mejor, para que tengáis clara la fecha de extracción, es que la apuntéis en el recipiente. Si no, al final no sabréis cuál es la leche que debe ser consumida antes.

Lactancia materna y vuelta al trabajo


Para calentar el biberón, podéis hacerlo de diversas maneras, al baño maría o poniendo el biberón bajo el agua caliente del grifo. ¿Y el microondas? Pues la realidad es que muchos no recomiendan su uso, ya que éste no distribuye el calor de forma homogénea y el bebé podría quemarse. Así mismo, tampoco resulta beneficioso porque parece ser que destruye un cierto tipo de células.

En definitiva, aunque os incorporéis de nuevo al trabajo, existen opciones para que vuestro bebé continúe con la lactancia materna. A pesar de que intentéis darle el pecho siempre que podáis, está claro que no es lo mismo, y es imposible que lo sea, ni para vosotras ni para el bebé. Pero, sin duda alguna, es una buena manera para poder continuar con la lactancia materna y... ¡merece la pena!



Image and video hosting by TinyPic

lunes, 10 de abril de 2017

3 opciones de parto diferentes



El sueño de toda mujer embarazada es tener un parto vaginal, fácil, sencillo y que se desarrolle con toda normalidad. En este sentido, debéis saber que en la actualidad, son variadas y diversas las opciones de parto "natural" y en muchas ocasiones, aunque no en todas, tenemos la opción de escoger la que más nos agrada.

Dedicamos el post de hoy a contaros en qué consisten algunas opciones de parto diferentes y la importancia de dejarlo todo preestablecido en el plan de parto.

¿Sabéis qué es el plan de parto?


El plan de parto es un documento que puede realizar la futura mamá, si así lo desea, y que recoge sus preferencias en relación a cada uno de los aspectos del parto.

Esto incluye algunos temas como decidir qué persona la acompañará durante el parto, la presencia o ausencia de monitorización, libertad de la mamá para adoptar una u otra postura durante la dilatación y/o durante el parto, epidural sí o epidural no, administración o no administración de oxitocina, entre otros muchos aspectos más.

Cada vez son más las mujeres que deciden escoger otras posturas para dar a luz, diferentes a la tradicional. Si ya habéis tenido un bebé, seguramente entenderéis porqué... La verdad es que a mí tampoco no me resultó nada cómoda, ni fácil, ni tampoco agradable. 

Y en relación a ello, existen varios estudios que indican que la postura horizontal puede entorpecer el parto, mientras que la vertical, debido a la fuerza de la gravedad, la favorece. En posición vertical, el canal de parto también se amplía y se acorta.


Opciones de parto


3 opciones de parto curiosas


Se acerca el día esperado... ¡el momento del parto! ¿Sabéis que opciones tenéis? El hecho de poder escoger una u otra opción de parto dependerá principalmente del centro hospitalario en cuestión. No todos los centros ofrecen posibilidad de escoger otras alternativas, además del parto “tradicional”. Lo mejor es que, si estáis interesadas, con tiempo suficiente, os informéis de las opciones con las que contáis. Aquí tenéis tres de ellas:


Parto en casa

Antiguamente, los partos en casa asistidos por una matrona, se producían con bastante frecuencia. A pesar de que hoy no es una práctica demasiado extendida en España, algunas mujeres deciden dar a luz en su propia casa.

A priori, ésta es una opción válida siempre y cuando el parto haya transcurrido sin complicaciones y siempre bajo las indicaciones del médico.

En relación a ello, la Universidad de Barcelona ha publicado una guía destinada a mejorar la práctica asistencial de las matronas durante la asistencia domiciliaria. En ella se incluyen una serie de requisitos para que el parto en casa sea seguro. 

Uno de ellos, para mí quizás el más tranquilizador, es que el domicilio deberá estar a menos de 30 minutos de un hospital. Y digo para mí, porque en un embarazo completamente normal, a pesar de que no es frecuente que surjan complicaciones en el último momento, por experiencia propia... ¡puedo deciros que pasa!


Opciones de parto


Si es vuestro deseo, lo mejor que podéis hacer es hablarlo abiertamente con el equipo médico que os está llevando durante todo el embarazo para que os recomiende o aconseje qué es lo que tenéis que hacer.

Los partos en casa son una opción bastante habitual en algunos países como Holanda o Inglaterra, pero en España es bastante minoritaria. La Seguridad Social tampoco cubre los costes asociados al parto en casa, y la verdad es que esto puede ser un factor "de peso" a tener en cuenta. ¿Qué os parece?

Parto en el agua


Dicen que un parto en agua caliente favorece la dilatación cervical y disminuye el dolor. El agua caliente relaja la musculatura de la mamá y facilita la producción de endorfinas, que tienen un papel fundamental en la reducción de la percepción del dolor.

Así mismo, el parto transcurre de forma tranquila en un ambiente íntimo, y en el que la futura mamá puede adoptar posturas más naturales y relajadas, que van a favorecer el nacimiento del bebé.

Dar a luz en una bañera con agua a 37 grados también resulta beneficioso para el bebé. La temperatura del agua es similar a la del líquido amniótico y para el bebé la adaptación al exterior no se realiza de forma tan brusca, reduciéndose de este modo el estrés sufrido. 

Cada vez son más los hospitales que ofrecen esta opción y también las mamás que la escogen como alternativa de parto, pero a pesar de ello aún sigue siendo también una opción minoritaria.

Parto Lotus


¿Sabéis en qué consiste? Este parto consiste en no cortar el cordón umbilical y mantener unidos, de forma natural, al bebé y a su placenta, hasta que ésta se seque y se separe de forma natural. Bebé y placenta van a permanecer unidos alrededor de una semana. Hay quienes le añaden un poco de sal a la placenta para incrementar la velocidad de secado. Otros, en lugar de mantenerla unida al bebé... ¡se la comen!.


Opciones de parto


En España suele ser una opción de parto bastante desconocida, pero en Estados Unidos, Australia o Canadá resulta ser relativamente común.

En definitiva, esta opción de parto es la más especial ya que requiere de un comportamiento diferente al resto. Y aunque existen muchas personas reticentes frente a esta opción, otros la defienden afirmando que es la más natural y ecológica, previniendo además sangrados e infecciones. Y vosotras... ¿Qué pensáis?




Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 5 de abril de 2017

Bebés con piel atópica

Bebés con piel atópica


Que un adulto tenga piel atópica resulta bastante molesto, pero las consecuencias que puede ocasionar en su vida diaria, suelen ser bastante leves. Cuando un bebé padece de piel atópica... la cosa cambia. Y no sólo por el enrojecimiento de su delicada piel o el insoportable picor, si no también por el sufrimiento de los papás al ver así al bebé y por la desesperación de las noches sin dormir.

¿Queréis saber qué es la dermatitis atópica, cuáles son las causas que la provocan y cómo vencerla?

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica no contagiosa, cuyos principales síntomas son el picor intenso y la descamación de la piel. En los bebés, aparece como un eccema que produce enrojecimiento y picor. A veces, también aparecen una especie de pequeñas ampollas llenas de líquido, que se rompen y formarán costras.

Y es que, como todo en esta vida, existen diferentes grados de afectación. Encontraréis bebés y niños con una dermatitis atópica ligera de fácil tratamiento, pero también los hay que padecen dermatitis atópicas muy severas, resistentes y que se convierten en un “hueso duro de roer”. 

Las que tengáis bebés con piel atópica, sabréis que también existen momentos en los que ésta es más aguda (brotes) y otros en los que parece que se produzca una gran mejoría. Por norma general, los brotes empiezan con el enrojecimiento y el picor. Si creéis que está iniciando con uno de ellos, lo mejor es consultar rápidamente con el médico y empezar lo antes posible con el tratamiento.

Suele aparecer en bebés de 2 o 3 meses y especialmente en la zona de los brazos, las piernas, la cara o el pecho. La tendencia general es que con la edad, la dermatitis atópica mejore.

Pero ¿Sabéis qué es lo que provoca la piel atópica? Pues la verdad es que las causas son desconocidas. No se relaciona directamente con ningún alérgeno, aunque sí que es verdad que muchos de los bebés y niños que la padecen cuentan con algún familiar con alergias diagnosticadas. Algunos consideran que se trata de una falta de maduración de las células de la piel, lo que justificaría que pueda desaparecer con los años.

Cuidados especiales para aliviar las molestias de la piel atópica en bebés


Las que tengáis bebés con piel atópica, entenderéis que hable de sufrimiento al ver a un bebé tan pequeño con un picor insoportable, que no consigue coger el sueño durante horas, que cuando tiene un brote está de mal humor, que llora mucho y ríe poco...

Por ello, queremos daros una serie de recomendaciones para intentar aliviar el malestar del bebé. A pesar de que no existe ningún medicamento que cure la dermatitis atópica, el médico os prescribirá un tratamiento farmacológico específico, encaminado a aliviar los síntomas. Así mismo, también recomendamos:

Hidratar la piel. La piel seca no ayuda y para ello lo mejor es una buena hidratación, a diario y las veces que haga falta. 


Bebés con piel atópica


¡Es muy importante que las cremas no contengan alcohol! Y resulta curioso pero las típicas cremas hidratantes para bebé lo contienen. Nunca he entendido el por qué... Las cremas hidratantes con alcohol únicamente incrementarán más el escozor y el niño puede “llegar a ver las estrellas”. Lo ideal son cremas que tampoco tengan perfume ni otros componentes que puedan causar irritaciones.

Las uñas. Cuando sentimos picor, sabemos que tener las uñas largas puede facilitar que nos rasquemos y proporcionarnos un gran placer, pero los resultados pueden ser nefastos, sobre todo en un bebé. Muy importante mantener sus uñas cortitas, redondeadas y sin puntas o aristas con las que pueda dañarse.

Paños de agua fresca. Si veis que el bebé se encuentra muy molesto, podéis aplicarle paños frescos y húmedos sobre la piel. Veréis que sentirá alivio y se relajará.

La alimentación. A pesar de que la dermatitis atópica no se encuentra relacionada con ningún tipo de alergia, la clave está en observar. Si veis que hay algún alimento, sea el que sea, que acuse o agrave el brote de dermatitis, lo mejor que podéis hacer es eliminarlo de su dieta. Al menos de forma temporal.

Evitar el frío y el calor. Para un bebé, tanto el frío como el calor pueden tener efectos irritantes. El sudor se encuentra entre uno de los principales desencadenantes del picor. Cuando hace mucho calor, es difícil evitar que el niño sude. Pero intentar no abrigarlo en exceso, incluso en invierno. Por otro lado, los inviernos fríos y secos tampoco son lo mejor. Evitad el ambiente seco mediante un humidificador. Puede resultaros de gran ayuda...

El baño. Es preferible el baño a la ducha, ya que relaja y aporta flexibilidad a la piel. Si es ducha, mejor de corta duración.
El agua de los baños frecuentes puede resecar aún más la piel del bebé. Os recomendamos una higiene diaria y un baño cuando el bebé lo necesite o unas tres veces por semana. Prestad atención al PH neutro de los geles que utilicéis. Tras el baño, podéis secar al bebé sin frotar y aplicar crema hidratante.




Tejido de la ropa. Deberéis evitar las prendas de ropa de fibras sintéticas, así como las prendas de lana o los tejidos rugosos, que puedan causar más irritaciones. Lo mejor son las prendas de ropa de algodón o de lino, ya que son más suaves, ligeras y transpirables. Además de las prendas de ropa, vigilad también la ropa de cama, los arrullos o muselinas que utilicéis. Mirad!

Pero nuestra principal recomendación frente a bebés y niños con piel atópica, es la paciencia. Si os encontráis muy agobiadas por no ver progreso alguno en la enfermedad, pensad que la tendencia general es la mejoría. Cada día queda un poquito menos... ¡Paciencia!


piel atópica bebés


Image and video hosting by TinyPic

lunes, 3 de abril de 2017

¿Embarazada a los 40?

embarazada a los 40


Hace años nos hubiera parecido una idea descabellada que una mujer se quedara embarazada con 40 años. En la actualidad, a las mujeres mayores de 35 años no sólo no se nos ha “pasado el arroz”, si no que además una "recién estrenada" maternidad nos parece una buena opción de vida. 

Es probable que os sintáis presionadas por el paso del tiempo, por la edad... Pero debéis saber que un embarazo a los 40, en principio, no supone ningún riesgo de salud para la mamá ni tampoco para el bebé. A pesar de ello, sí que será necesario tener más control de vuestro embarazo.

Mamá primeriza a los 40

Es cierto que con la edad disminuyen las probabilidades de quedarse embarazada, pero hoy en día, nuestra sociedad se encuentra marcada por el aplazamiento de la maternidad hasta edades tardías.

Muchas mujeres demoramos la decisión de tener un hijo hasta encontrar el momento oportuno, a menudo marcado por el deseo de alcanzar ciertas metas profesionales y conseguir cierta estabilidad. Como muchas sabréis, en ciertas ocasiones, no es nada fácil poder compaginar la vida laboral con la vida familiar. ¡Complicadísimo!

embarazada a los 40


La realidad es que los embarazos pasados los 35 o 40 años se encuentran a la orden del día, siendo cada vez más las mujeres que se convierten en mamás primerizas alrededor de los 40.

Pero, lo que muchas os preguntaréis es si un embarazo a los 40 ¿es un embarazo de riesgo? Hoy en día, un embarazo a los 40 no tiene porqué considerarse un "embarazo de riesgo" como antaño, por mucho que puedan decir nuestras madres y/o abuelas. Pero sí que es cierto que las probabilidades de desarrollar ciertas patologías son más elevadas que en un embarazo a los 20 o 30. Por ello, se convierte en necesario tener en cuenta una serie de aspectos. ¡Aquí tenéis los principales!

Diabetes gestacional. Las mujeres embarazadas a los 40 tienen más probabilidades de desarrollar una diabetes gestacional. 

Muchas aprovechamos el embarazo para comer, por no decir "engullir", todo aquello que nos apetece. Reconozco que yo fui una de ellas... Dulces, pasteles, gominolas, patatas fritas... Y pensaba ¡Ahora o nunca! 
Pensaba que el aumento de peso durante el embarazo pasaría más desapercibido, sin caer en la cuenta de que las lorzas y los quilos de más, sinceramente eran lo que menos importancia tenía. Y mis 20 kilos de más al final pasaron factura. Las analíticas no mentían...

Suele suceder a menudo que durante el embarazo, debido a los cambios hormonales que se producen, las células no responden tan bien a la insulina. Para la gran mayoría de mujeres, esto no representa ningún problema ya que el páncreas responde generando más insulina. Sin embargo, en otras mujeres esto no funciona, y los valores de azúcar en su sangre se elevan considerablemente, desarrollándo así una diabetes gestacional. 

Por ello, lo mejor es aprovechar el momento para cuidar vuestra alimentación y llevar una dieta sana y equilibrada. Ésta deberá garantizar el aporte necesario de calorías, vitaminas y nutrientes para el correcto desarrollo del bebé. También hará que os mantengáis fuertes y sanas durante el embarazo. 

Riesgos en el bebé. Cuanto mayor es la futura mamá, mayor es el riesgo de que el bebé desarrolle ciertas enfermedades, como el Síndrome de Down
La ventaja es que, en la actualidad, existen tecnologías que permitirán la detección de ciertas anomalías de forma precoz. Es por esto que os decía que un embarazo a los 40 debe ser un embarazo más controlado.

Toxemia del embarazo. La toxemia del embarazo es una patología relacionada con la proteinuria o la hipertensión. A partir de los 35, el riesgo de padecerla aumenta considerablemente.

Es cierto que no es lo mismo quedarse embarazada a los 20 que hacerlo a los 40, pero... ¡que no cunda el pánico! 
Muchas veces, prolongamos nuestro deseo de ser madres hasta encontrar el momento perfecto. Pensad que, generalmente, las mujeres que se quedan embarazadas a los 40, cuentan con una mayor estabilidad emocional y laboral, y esto influirá de forma muy positiva en la manera de vivir su embarazo.

embarazada a los 40


En definitiva, si os habéis quedado embarazadas a los 40... ¡Enhorabuena! Lo mejor que podéis hacer es cuidar vuestra alimentación y seguir unos hábitos de vida saludables. Y por lo demás... ¡A disfrutar de vuestro momento!



Image and video hosting by TinyPic