martes, 7 de marzo de 2017

Parto vaginal o parto por cesárea programado “a la carta”

Parto vaginal o cesárea


¿Os habéis planteado que el parto por cesárea sea una opción más de parto? Seguramente, muchas de vosotras creeréis que el parto por cesárea únicamente se realiza cuando es estrictamente necesario. Esto es, cuando la salud o la vida del bebé o de la mamá, pueden verse comprometidas, por diversos factores.

A muchas os sorprenderá que os cuente que esta afirmación no es del todo cierta. Yo he sido la primera en sorprenderme, lo reconozco. Creo que os puede resultar interesante conocer cuál es la realidad que vivimos en nuestro país, en relación al parto natural y al parto con cesárea. A ver qué os parece…


Parto natural versus parto por cesárea 

En nuestro país, la mayor parte de las mujeres dan a luz en un hospital asociado a la sanidad pública. En éstos se intenta siempre que el parto sea vaginal, procurando evitar, siempre que se pueda, el parto por cesárea.

Con la sanidad privada, en ciertas ocasiones, no ocurre lo mismo. Quizás os habréis percatado de que, en este entorno específico, los profesionales médicos contemplan la opción de programar el parto, si así es deseado por los papás, y aunque esto no sea estrictamente necesario por cuestiones médicas.

Con el tema del parto por cesárea, ocurre lo mismo que con el tema del colecho, son muchas las mujeres que ven como una opción el poder escoger entre parto vaginal y parto por cesárea, y para otras esto supone una idea descabellada. De hecho, en algunos países el parto por cesárea está tan normalizado, que muchas mujeres lo consideran como la mejor manera de dar a luz a un bebé.

Os resultará curioso saber que en España, ocho de cada diez mujeres prefieren el parto vaginal al parto mediante cesárea, pero la realidad es que la cesárea se practica a una de cada cuatro mujeres. Según datos recientes, la tasa de partos por cesárea en España ha aumentado casi un 10% en los últimos diez años, situándose en torno al 25%. No debéis de olvidar que una cesárea es una intervención quirúrgica importante.

Parto vaginal o cesárea


A pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que se lleven a cabo los partos por cesárea sólo cuando sea necesario, lo cierto es que en los países desarrollados las tasas aumentan cada año.

Con este debate abro la “caja de pandora” para mostraros lo que supone un parto por cesárea para la mamá y para el bebé, y las repercusiones que esto puede llegar a tener.

Parto vaginal versus parto por cesárea. Cómo afecta a la mamá

El dolor. En un parto por cesárea no se produce la dilatación del útero y en consecuencia, no hay dolor.

En un parto por cesárea la participación de la mamá es nula, delegando el nacimiento de su bebé al personal sanitario.

En la mayoría de los casos, la mamá podrá hacer el “piel a piel con el bebé, inmediatamente después del parto. De hecho, no podrá cogerlo hasta que regrese del quirófano. Tengo que deciros también que existen algunos hospitales, muy pocos, que dan opción a lo que se conoce como una "cesárea respetada". Esto supone, por ejemplo, que con la ayuda del papá, la mamá si podrá hacer el "piel a piel" con el bebé, entre otras cosas más. 

Parto vaginal o cesárea


Un parto por cesárea no comporta lesiones en el periné, pero sí una cicatriz encima del pubis, de unos 10 centímetros. A veces, parece que nos olvidemos de que la cesárea es una intervención quirúrgica de importancia, que conlleva un proceso de recuperación posterior.

En un parto por cesárea, la lactancia no se desarrolla de la misma manera que en un parto natural. La mamá, al regresar del quirófano, todavía se encuentra sometida a los efectos de la anestesia espinal, además de los antinflamatorios y antibióticos. Y la verdad, las condiciones en las que se encuentra no son las mejores para empezar con la lactancia materna.

Un parto por cesárea tiene muchas más complicaciones como hemorragias, embolias o infecciones. Además, puede comprometer futuros embarazos, aumentando el riesgo de implantación anómala de la placenta o de rotura uterina.

Parto vaginal versus parto por cesárea. Cómo afecta al bebé

Inmunidad en el bebé. Existe un estudio realizado por la Universidad de Copenhague, que indica que los partos por cesárea generan ciertos déficits inmunológicos a largo plazo, relacionados con la prevención de algunas enfermedades como pueden ser las alergias, enfermedad de Crohn o la diabetes tipo 1.

En este estudio también reconocen cómo la primera exposición del bebé a los microorganismos es crucial. Y ello dependerá de si el bebé nace mediante un parto vaginal o un parto por cesárea.

Del cálido útero al frío quirófano. Un bebé al nacer pasa directamente del útero materno a recibir numerosos estímulos externos. En un parto vaginal, si todo va bien, el cambio se hace de forma más gradual y progresiva, y el bebé en seguida sentirá el contacto de la piel de la mamá. En un parto por cesárea, por realizarse de forma más rápida y brusca, la adaptación a la vida extrauterina es más traumática.

Parto vaginal o cesárea


En definitiva, en algunas ocasiones las cesáreas programadas vienen de la mano de los médicos, que proponen llevar a cabo un parto por cesárea. ¿Por qué? Pues, en cierto modo, porque al ser una situación controlada, para ellos es la opción más sencilla. También porque lo interesante es conseguir una mayor optimización de los tiempos y una mejor programación de las agendas.

En otras ocasiones, son las mamás las que, como si de un “parto a la carta” se tratara, organizan su fecha de parto en función de sus compromisos, principalmente laborales. ¿Qué pensáis vosotras de poder programar un parto por cesárea? ¿Qué os parece?




Image and video hosting by TinyPic