martes, 28 de febrero de 2017

Colecho ¿sí o no? El gran dilema

colecho si o no


¿Es mejor que el bebé duerma en la habitación de los papás o en la suya? ¿En la cama con los padres o en su cuna? Son diversas las opiniones que giran en torno al hecho de compartir cama con el bebé. Mientras que hay mamás que consideran que dormir con el bebé es lo mejor del mundo, otras no ven nada de positivo en ello e incluso, a veces, les puede resultar molesto.

A priori, dormir con el bebé no es bueno ni malo, ni mejor ni peor. ¿Qué pensáis vosotras? Es posible, especialmente si sois madres primerizas, que tengáis dudas al respecto. Además, en relación al tema de la maternidad, es bastante frecuente que surjan “expertas” en la materia por todas partes. Unas os dirán que, con total seguridad, lo mejor es dormir con el bebé. Otras, sin embargo, os dirán que el bebé debe de dormir en su cuna desde el primer día porque si no adquiere hábitos inadecuados.

Entonces… ¿Es bueno dormir con el bebé o no? ¿Qué es mejor la cuna o el colecho? “Recién llegadas” al mundo maternal, es normal que no tengáis nada claro. Con el fin de que podáis decidir vosotras mismas, os cuento todo lo que debéis saber sobre el colecho, antes de tomar una u otra decisión.

El colecho. Ventajas y desventajas

En las culturas orientales y en los países nórdicos, el colecho es una práctica bastante común y frecuente que se realiza con total normalidad. Pero en Europa y Estados Unidos, no sucede lo mismo. En nuestro país, las opiniones frente al colecho son siempre polémicas. A menudo, la práctica del colecho es criticada, siendo además calificada como inadecuada y hasta peligrosa.

Antes de decidiros por una opción u otra, os recomiendo que conozcáis los beneficios y desventajas del colecho, tanto para la mamá como para el bebé.

Lo mejor del colecho
Son numerosas las ventajas de practicar el colecho, tanto para los papás como para el bebé. Sólo tenéis que poneros en situación para entender por qué.

Si pensáis en vuestro bebé, ¿Cómo creéis que se sentirá más protegido, cómodo y feliz? No hay nada que le guste más a un bebé que estar cerca de sus papás, sentir la cercanía, el olor, o el contacto con la piel de la mamá. Para el bebé resulta ser una experiencia placentera, que tendrá cierta repercusión sobre su estado físico.

En este sentido, el ritmo cardíaco del bebé se vuelve más estable, los patrones de respiración del bebé se sincronizan con los de la mamá, ayudando a regular, de este modo, la frecuencia respiratoria y evitando las apneas. También ayuda a regular la temperatura corporal del bebé, y además hace que su sistema inmunitario funcione mejor.

También se ha reconocido, que el colecho refuerza las relaciones afectivas del bebé con los papás. En este caso, que “el roce hace el cariño” es una verdad como un templo.

Se ha comprobado que los bebés que duermen con la mamá comen más. Actúa como favorecedor de la lactancia. Al tener cerca a la mamá, toman pecho durante más tiempo y hacen más tomas durante la noche, con los efectos positivos sobre la salud del bebé que esto conlleva.

En definitiva, el bebé al lado de sus papás se siente seguro y tranquilo, y esto hace que descanse mejor. Practicar el colecho interviene en la calidad y la cantidad de horas de sueño del bebé, y en consecuencia de los papás. 

colecho si o no


Ayudará a reducir los lloros, porque un bebé que duerme con los papás llora mucho menos. Suele pasar, que la mamá sabe lo que el bebé necesita antes de que éste empiece a llorar. ¡Seguro que desde que sois madres siempre dormís con un ojo medio abierto!

En cuanto a los papás, el colecho favorece también su descanso. Al tener al bebé cerca, y poder supervisar todos sus movimientos, éstos también se sienten más tranquilos. Además no tendréis que levantaros a mitad de noche cada vez que os parezca que el bebé llora. En pleno invierno, la verdad es que no resulta ni práctico, ni cómodo, ni mucho menos apetecible.

Lo peor del colecho
Como veis, es una realidad que son numerosas las ventajas del colecho. Pero como todo, también tiene algunos inconvenientes.

Es muy probable que vuestro principal temor al meter a vuestro bebé, tan pequeño y delicado, en vuestra cama, sea el de aplastarlo. Muchos afirman que el colecho puede suponer cierto riesgo de aplastamiento y asfixia para el bebé, aumentando el riesgo de padecer el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante.

Cuando dormimos, no controlamos nuestros movimientos y también existe el riesgo de que el bebé quede atrapado bajo las sábanas.

Aunque lo más frecuente durante la práctica del colecho es que el bebé duerma entre la mamá y el papá, es necesario extremar todas las precauciones para que éste no se caiga de la cama.
Sucede con cierta frecuencia, que muchas mujeres con el bebé en la cama, no consiguen descansar. Están toda la noche en estado de alerta, acumulando un montón de "por si...". Por si el bebé se despierta, por si llora, por si se cae, por si tiene hambre... Y al final, la realidad es que, más o menos,  todos necesitamos dormir.

colecho si o no


Otro de los aspectos a tener en cuenta, es que hay bebés y niños más mayores que apenas se mueven, pero hay otros que se pasan la noche dando patadas “a diestro y siniestro”, como si estuvieran jugando el partido de fútbol de sus vidas. En estos casos, debo reconocer que el colecho convierte las noches plácidas casi en auténticas pesadillas. El hecho de no “pegar ojo” durante muchas noches seguidas, al final, acabará por dejar huella en vuestro estado psicológico.

Otra de las desventajas del colecho que deberéis de valorar es que, con el colecho, la relación de pareja cambia. ¿Qué intimidad podéis tener con el bebé entre vosotros? Pues la verdad… es que muy poca. Y a veces, puede conllevar un cierto alejamiento.

Así mismo, los detractores de dormir con el bebé también aseguran que el colecho genera una dependencia emocional del mismo, que puede conllevar que el bebé de ahora y el niño más mayor de mañana, sólo sea capaz de dormirse junto a sus papás. En relación a ello,  sólo deciros que cada niño es un mundo y no todos se comportarán de la misma manera.

Opciones para la práctica del colecho

Ahora que ya conocéis los pros y los contras de la práctica del colecho, es posible que ya tengáis una idea más clara de lo que queréis llevar a cabo. Pero antes, y como no todo es blanco o negro en esta vida, debéis saber que existen otras opciones intermedias a la de tener el bebé en vuestra cama.

A muchas mamás, les gusta la idea de estar cerca de su bebé, pero les atemoriza el que éste pueda quedar aplastado debido a sus movimientos inconscientes durante el sueño. Si es vuestro caso, os alegrará saber que existen otras opciones.

Una de éstas son las cunas de colecho. Son unas cunas que se acoplan a la cama, generalmente en el lado de la mamá. Funcionan como una prolongación de la cama de los padres, pero de forma que el bebé tenga su propio espacio y evitando los riesgos de que éste pueda ser aplastado.

colecho si o no


Estas cunas, a menudo también conocidas como “cunas sidecar”, cuentan con la apertura de una de sus barreras, que es lo que va a permitir poder acoplarla a vuestra cama. Es muy importante que os aseguréis, en este caso, de que no quedan huecos entre vuestra cama y la cuna de colecho, para evitar que el bebé pueda caerse.

Además de las cunas de colecho, existen otras opciones como el Cuco Nest de Mimuselina, una excelente opción para colocar al bebé entre el papá y la mamá, ya que al quedar el bebé más protegido, se evitan de esta manera los riesgos de aplastamiento. 

El Cuco nest también puede colocarse en la cuna de colecho, que generalmente le queda grande al bebé. De esta manera, el bebé se sentirá más recogido, cómodo y confortable, y seguramente también favorecerá el descanso y el sueño reparador.

colecho si o no


La base del Cuco Nest es suave, acolchada y mullida, perfecta para que el bebé se encuentre cómodo y confortable. Se puede utilizar desde el nacimiento hasta aproximadamente los 15 meses de edad (11 kg). Además, es desenfundable para que lo podáis lavar y mantenerlo siempre en las mejores condiciones. 

Como veis, las opiniones acerca del colecho son diferentes y variadas. ¿Qué es mejor? Pues depende de cada bebé, de cada mamá y de la circunstancia en particular.

Lo cierto es que practicar el colecho puede resultar una experiencia fantástica, siempre y cuando tengáis en cuenta tomar ciertas precauciones y medidas de seguridad. Lo mejor es que os dejéis llevar por el sentido común, y seguro que de este modo tomaréis la decisión más acertada. Que tengáis felices sueños…



Image and video hosting by TinyPic