miércoles, 11 de enero de 2017

Semana 37 embarazo. Tamaño y evolución del bebé @mimuselina




EL BEBE:
Sus medidas: en la semana 37 la mayoría de bebés suelen medir unos 50 centímetros de largo, con un peso de entre 2,7 y 3 kg.

Todo está a punto para el parto, pero aún necesita estas últimas semanas para aumentar de peso, con el fin de llegar al momento del nacimiento más robusto y fuerte. Ya está totalmente encajado y preparado para bajar por el canal del parto.

Al ser ya un bebé formado, lo que sucede dentro de la barriga es un aumento de altura y de peso para llegar en mejores condiciones, además de seguir recibiendo células inmunitarias de la madre.

El cerebro y el cráneo del bebé también continúan creciendo. Desde ahora no va a aumentar mucho más de peso, aun así estas semanas siguen siendo importantes, ya que todavía acumula 15 gramos de grasa al día. Con esta grasa su cuerpo regulará mejor la temperatura, manteniendo un nivel adecuado de azúcar en sangre.

La memoria del bebé ya funciona en la tripa de la madre. Los investigadores han descubierto que el feto es capaz de recordar una sucesión de tonos musicales durante un mínimo de 24 horas.

La cabeza del niño está ya encajada en el canal del parto entre los huesos de la pelvis. Aproximadamente un 3 por ciento de los fetos en lugar de la cabeza, introducen las nalgas o los pies en el canal del parto. Es la llamada presentación podálica.






LA MAMA:
Ya se acerca tu fecha de parto, pero los doctores no consideran que un embarazo ha llegado “a término” hasta las 39 semanas.

El médico te podrá decir a través de una ecografía si se encuentra en otra posición que haga necesaria una cesárea para evitar riesgos (cabeza girada para hacia delante o de nalgas).

Al llegar al hospital, lo habitual es que la matrona realice un tacto vaginal. Así comprueba si el cuello uterino ha empezado a dilatarse. En las últimas revisiones, cuando el embarazo está muy avanzado, el médico puede hacer una exploración vaginal en la consulta para comprobar si el parto está próximo.

Tomate tiempo para preparar todo lo que vayas a necesitar llevar al hospital. Sabes que hay una serie de señales que te avisarán de que vas a dar a luz, en esta semana 37 has de estar atenta, el porcentaje de bebes que nacen en la fecha prevista es bajo, por lo que el parto te puede sorprender en cualquier momento, las señales son:
→Perder sangre roja brillante
→Romper la bolsa (romper aguas)
→Tener contracciones regulares e intensas que no paran aunque cambies de postura.

Si notas contracciones, te realizarán una exploración cervical para ver las características del cérvix uterino y su grado de dilatación. Esta exploración, también le sirve al ginecólogo para hacer un examen pélvico y evaluar las características del canal del parto. Si no refieres contracciones uterinas, algunos ginecólogos optan por no explorar.

El cuello del útero empieza a prepararse, dilatándose un poco. Esto puede provocar la expulsión del tapón mucoso, una secreción transparente que suele ir acompañada de pequeñas hebras de sangre. Desde que se expulsa el tapón mucoso hasta que se produce el parto pueden pasar desde horas hasta semanas, pero sí es signo de que el proceso se ha puesto en marcha.

Pueden disminuir los movimientos del bebé, ya que dispone de menos espacio. Estás en la recta final del embarazo y pronto tendrás a tu hijo entre tus brazos.

Amnioscopia: ver el color del líquido amniótico
En estas semanas, si el cuello del útero está dilatado pueden hacerte una amnioscopia para valorar el color del líquido amniótico:
→Si es transparente, el resultado es normal: amnioscopia negativa
→Si es oscuro, el líquido amniótico está teñido de meconio: amnioscopia positiva. Esto indica que el feto se ha hecho caca dentro del útero y puede estar pasándolo mal, por lo que te ingresarán para inducirte el parto.

Antes de que llegue el momento, haz una prueba para calcular cuánto tiempo tardas en llegar al hospital. ¿Existe alguna carretera alternativa en caso de que haya mucho tráfico? ¿Tienes cerca una parada de taxis si el coche no arranca? Si ya tienes hijos, piensa con quién se quedarán si el parto se presenta de repente o en mitad de la noche.


La fatiga producida por la compresión de los pulmones debido al espacio que ocupa el útero, unida al cansancio propio de esta etapa incrementa la necesidad de descansar. Conviene hacerlo a ratos a lo largo del día, ya que en las últimas semanas cuesta acomodar una postura para conciliar el sueño nocturno, que además suele interrumpirse varias veces para visitar el baño.


<--Semana 36                                                                                    Semana 38-->

Image and video hosting by TinyPic