martes, 24 de enero de 2017

Semana 40 embarazo. Tamaño y evolución del bebé @mimuselina




EL BEBE:
El bebé en la semana 40 de embarazo mide entre 48 y 51 centímetros de la coronilla a las nalgas, y el peso se sitúa alrededor de los 3500 gramos. No obstante, el peso depende mucho del bebé, su tamaño, estatura, la herencia recibida…

El bebe está listo para nacer. La mayor parte de vérmix (grasa que lo cubre) ha desaparecido, aunque pueden quedar algunos restos en sus pliegues. Ya tendrá pelito y uñas largas.

Si el bebé no ha nacido todavía, no tardará mucho en enfrentarse a la vida. El maravilloso viaje en el vientre materno ha terminado. Como máximo, en dos semanas se provocará el parto. La duración del parto, desde el inicio de la dilatación hasta el nacimiento, varía de una mujer a otra.

Cuando nace el bebé, tiene un color amoratado, puede que tirando a rosáceo o amarillo. La piel aparece cubierta de la vernix cerosa, restos de sangre y de lanugo… Los altos niveles hormonales hacen que sus genitales aparezcan hinchados.

Tal vez la cabeza la tenga algo deformada por haber atravesado el canal del parto, pero es normal y poco a poco la cabeza del bebé irá tomando su forma definitiva.

El nacimiento del bebé es un momento muy estresante, nace confuso y aturdido, normalmente llora en el momento en que el aire entra en sus pulmones por primera vez y después pasa a un estado de alerta tranquila.

El bebé nace con los reflejos primarios, instintos elementales que muestra todo recién nacido, como el de prensión o el de búsqueda.

Lo verás con los ojos muy abiertos, aunque apenas pueda percibir luces y sombras. Puede enfocar únicamente lo que está entre 30 y 45 centímetros de distancia. Durante las primeras horas tras el parto el recién nacido está muy sensible y receptivo. Es el momento de ponerlo piel con piel y ofrecerle el pecho.



LA MAMA:
¡Has llegado a la semana 40 de embarazo! Te pasas el día controlando las contracciones y los movimientos del bebé, cada vez más escasos. Cuidado con las pérdidas de orina, porque pueden confundirse con una bolsa amniótica rota.

Puedes empezar a notar cada vez más contracciones, aunque hay embarazadas que llegan a la semana 40 sin contracciones. ¿En qué debes fijarte?

Si las contracciones son rítmicas, cada cinco minutos, duran más de un hora y no ceden aunque te tumbes o te sientes, deberás acudir a urgencias. Las contracciones de parto empiezan en la región más alta del útero y van bajando hasta el pubis. El hecho de que sean o no dolorosas depende de cada gestante y de su umbral de dolor.

Muchas embarazadas son enviadas de vuelta a casa porque las contracciones desaparecen de repente cuando llegan a la clínica. Hay varias formas de reconocer las contracciones “de verdad”: éstas se intensifican después de un baño templado; en cambio, las de ensayo desaparecen con relajación. 

Controla con el reloj si las contracciones se suceden cada vez más deprisa. Ponte en camino cuando el intervalo entre dos contracciones (fuertes) sea de 5 minutos. Probablemente pasarán todavía varias horas hasta que nazca el bebé.

También es motivo de consulta urgente la rotura de bolsa. Debes saber que no siempre que se rompe la bolsa de líquido amniótica la salida de líquido es abundante. Puede producirse una rotura alta o una fisura y la pérdida de líquido se producirá en pequeñas cantidades, aunque a veces notes fluir líquido también por los muslos.

Se te explorará la zona vaginal para ver cómo va modificándose el cuello del útero. Si estás muy dilatada te dejarán ingresada en el hospital. Es el momento de programar una cesárea en los casos en los que el feto se ha colocado de nalgas o transversa, no has dilatado el cuello y tienes una cesárea previa, o cualquier otro motivo que contraindique el parto vaginal, bien por motivos maternos como fetales.

Cuando se trata del primer hijo, los tejidos son más resistentes, por lo que se necesita más tiempo y fuerza para que el cuello del útero se dilate. En su primer parto, la mujer tiene un período de dilatación de 12-14 horas; un período de expulsión (el niño entra en el canal del parto) de 1-2 horas; y un período de expulsión de las secundinas (expulsión de la placenta) de 15-30 minutos. En cambio, en los embarazos sucesivos, el período de dilatación es de 6-8 horas; el de expulsión, de 30-60 minutos; y el de expulsión de las secundinas, de 10-20 minutos.

Ya tenemos asumidas las técnicas de relajación y respiración para ponerlas en práctica a la hora del parto. El dolor que sienten las mujeres a la hora de dar a luz varía mucho de unas a otras, y puede que aunque decidieras no recurrir a métodos farmacológicos para aliviar el dolor del parto, ahora los pidas. Es el personal médico el que dirá si es posible o conveniente.

Tras la dilatación latente o precoz que ya puede llevar en marcha varias semanas el cuello uterino empieza a dilatar activamente gracias a las contracciones. Al llegar a los 10 centímetros de dilatación empieza la fase de expulsión, cuando hay que empujar para que el bebé nazca vía vaginal.`


Tras el nacimiento, que con suerte será sin intervenciones desaconsejadas como la episiotomía, llega la tercera fase del parto: la expulsión de la placenta. Pero esto será ya muy fácil después del gran esfuerzo previo. 



Image and video hosting by TinyPic

lunes, 16 de enero de 2017

Semana 38 embarazo. Tamaño y evolución del bebé @mimuselina



EL BEBE:   
El bebé pesa ya unos 3 kilos y mide ya en torno a 50 centímetro de largo y no crecerá más, aunque sí engordará: unos 20 a 30 gramos diarios. Es una reserva energética para los primeros días después del parto, hasta que se produzca la subida de la leche. Tiene el tamaño de un puerro.

jueves, 12 de enero de 2017

Lactancia y alimentación de la mamá


Son evidentes los cambios que se producen en tu organismo durante el embarazo y, tras el nacimiento del bebé, es bastante frecuente que no recuperes tu peso habitual hasta pasados los seis meses. Has leído bien… Seis meses. Pero tranquila, porque aunque te lo tomes como algo personal, debes saber que nos pasa a la mayor parte de mujeres, y no hay razón para preocuparte por ello.


Como parte del proceso de recuperación post parto, deberás seguir una dieta equilibrada y variada, rica en hierro y calcio, que además garantice un aporte de nutrientes necesario.


Así mismo, si además estás dando el pecho a tu bebé, deberás tener en cuenta una serie de consideraciones extra. Mediante la lactancia estás alimentando a tu bebé para que crezca y se desarrolle de forma correcta, y por ello, deberás cuidar especialmente tu alimentación.

Lactancia y alimentación


Mientras estamos dando el pecho al bebé, nuestras necesidades de energía se verán aumentadas, necesitando un aporte calórico superior, que generalmente gira en torno a las 500 Kcal extra. Por este motivo, nuestra dieta alimenticia nos deberá garantizar un aporte suficiente de calorías y nutrientes.
Y de saltarte comidas o empezar una dieta de adelgazamiento para recuperar lo antes posible tu figura… ¡Olvídate!

En primer lugar, durante las semanas posteriores al parto, es frecuente padecer anemia. Por ello tu dieta deberá ser rica en hierro. Adelante con las legumbres y las carnes rojas.
También son recomendables los alimentos ricos en fibra. Los niveles elevados de ciertas hormonas hacen que el tránsito intestinal sea más lento. Seguro que agradecerás todos aquellos alimentos que te ayuden a combatir el estreñimiento. Las frutas y verduras serán bienvenidas, y los cereales integrales y el pan… también.

Los cambios hormonales son también los responsables de que necesites un aporte superior de calcio. Para cubrir estas necesidades extra, puedes tomar más leche y derivados lácteos.
Lo que sí deberás evitar es el consumo de grasas saturadas, presentes en los embutidos, frituras, comidas procesadas y en aquello que tanto gusta… Los dulces y la bollería. Si te apetece mucho, no pasa nada si te comes un dulce de vez en cuando. Y es que de tanto en tanto, un poco de alegría al cuerpo no viene mal.


Las grasas insaturadas y las proteínas son totalmente necesarias, y puedes encontrarlas en el pescado como el salmón, en los huevos, las nueces, o los aguacates, entre otros. Y recuerda que es mucho más saludable hornear, hervir o asar los alimentos que freírlos o empanarlos.

A menudo, también es frecuente que si estás dando el pecho, tengas más sed de lo habitual. Pues, puedes beber agua, toda la que quieras. Eso sí… deberías reducir el consumo de bebidas azucaradas.
Por otro lado, seguramente habrás escuchado en más de una ocasión que ciertos alimentos le dan “mal sabor” a la leche, como los espárragos, el ajo o las espinacas, entre otros. Pues sí y no. No es que le den mal sabor, si no que dotan a la leche de un sabor diferente. Es posible que el bebé no esté acostumbrado al nuevo sabor y en ocasiones puede provocar rechazo.


Al final, no debes hacer más que seguir al propio sentido común y confiar en la sabiduría de tu organismo. Come más si tienes más hambre, lleva una dieta variada y rica durante las semanas posteriores al parto, evita el café, las bebidas alcohólicas y el tabaco, y por supuesto, si te encuentras en la necesidad de tomar algún medicamento, consulta antes con un especialista.
Si quieres saber más acerca de la lactancia materna, quizás te interese este artículo.  





Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 11 de enero de 2017

domingo, 8 de enero de 2017