lunes, 26 de diciembre de 2016

Semana 33 embarazo. Tamaño y evolución del bebé @mimuselina



TU BEBE:  
Sus medidas: en esta semana 33, el bebé ya está hecho un grandullón o una grandullona. Mide unos 47 centímetros y sobrepasa los 2 kilos de peso. Tiene el tamaño de un Durian.

Sus movimientos son más limitados, y sobre todo son los miembros inferiores y superiores, los que mueve con más frecuencia. Cada vez es más grande y tiene menos espacio para girar de un lado a otro o de arriba a abajo.

A estas alturas del embarazo, el feto suele estar colocado en posición cefálica, es decir con la cabeza hacia abajo, preparado para el momento del parto. A pesar de que cada vez dispone de menos espacio para moverse o girarse, todavía es posible que se gire de forma espontánea. Esto sucede sobre todo en los bebés que están en posición podálica, es decir con la cabeza en la parte superior del útero. En el caso de que el bebé este “sentado” existen algunos ejercicios que pueden ayudar a que se dé la vuelta de forma espontánea.
Gracias al peso que ha subido en las últimas semanas, está perdiendo ese aspecto arrugadito que tenía hasta ahora. Los brazos y las piernas se redondean, la piel se vuelve rosada y lisa.

Se ha descubierto que a partir de la semana 33 de embarazo, el feto realiza unos Movimientos Oculares Rápidos (MOR) que pueden ser señal de que el niño sueña.
Los cinco sentidos ya en funcionamiento. Puede ver el mundo líquido que le rodea, saborear el líquido amniótico que traga, sentir el tacto del dedo que chupa, y oír el corazón y la voz de su madre.

La imagen ecográfica te muestra al bebé por partes y cada vez te resultará más difícil identificarle, porque la cabeza, el abdomen o las piernas ocupan toda la pantalla del ecógrafo. Puedes ver con claridad sus bostezos o como saca la lengua si la posición de la cara es la idónea. En la ecografía, podemos ver si el bebé crece correctamente, si la cantidad de líquido amniótico es suficiente y si la placenta está madura o no.

La mayoría de los huesos se están endureciendo, aunque los de la cabecita todavía están muy blandos; de hecho, son huesos separados que tienen espacios entre ellos. Esta flexibilidad en los huesos de la cabecita permite que se compriman para pasar por el canal vaginal.


LA MAMA:
En esta semana 33, muchas mujeres embarazadas padecen el síndrome del túnel carpiano, caracterizado por una hinchazón de los nervios de las muñecas. Los síntomas son tener las muñecas y los dedos de las manos doloridos o entumecidos. La culpa es de la retención de líquidos.

En la semana 33 de embarazo el bebé se está quedando sin sitio para moverse dentro del útero y ya suele estar colocado de cabeza. Tú puedes sufrir dolor lumbar, que puede complicarse con ciática por la presión de útero sobre el nervio ciático.

Necesitas más oxígeno a medida que tu bebé crece, pero ahora tu bebé está comprimiendo tus pulmones y haciendo que te sea un poquito más difícil respirar profundamente.

¡Tus pechos son cada vez más grandes! Además de aumentar su volumen, tus pechos se están preparando para la lactancia materna. Es el mismo feto el que colabora en este proceso, distribuyendo en las últimas semanas, a través de la placenta, un especial tipo de hormonas que, absorbido por la madre, activa en ella la producción de leche, que estará a punto inmediatamente después del parto.

Al presionar los pezones, puede hacer su aparición un líquido amarillento (el calostro), que constituirá el primer alimento del recién nacido y que tenderá a cambiar día a día, tanto en consistencia como en composición, en función de las necesidades del bebé. No te preocupes si sale calostro, pero tampoco te aprietes el pezón o el pecho durante el embarazo: es algo natural, pero no debe estimularse. Una vez nazca el bebé, el proceso natural de la lactancia se pondrá en marcha por sí solo.

La mamá embarazada debe empezar a prepararse para el nacimiento del bebé estableciendo su vínculo afectivo hablándole y cantándole a diario, ya que puede escuchar todo lo que dice.

A estas alturas del embarazo, tu barriga será el centro de todas las miradas. Por la forma de tu barriga, es posible que te digan si tu bebé será niño o niña y se fijen también si está alta o baja para calcular tu posible fecha de parto. Diviértete con todo esto, pero evita hacer comparaciones, sobre todo, si hay otras mujeres embarazadas a tu alrededor y el contorno de tu vientre no se parece al tuyo. Cada embarazo es diferente, incluso en la misma mujer, cada embarazo es distinto al anterior. La constitución física previa al embarazo y la posición del bebé dentro del útero determinan la forma de tu vientre.

Conviene prestar atención a los síntomas de la preeclampsia, una enfermedad propia de la gestación que se caracteriza por un aumento de la tensión arterial y que se manifiesta con aumento repentino de peso, dolores de cabeza o molestias en la visión.


La base de tu alimentación deben ser los hidratos de carbono (pasta, arroz, cereales integrales y fibra) y también es imprescindible incluir proteínas (huevo, carnes y pescados), limitar el consumo de grasas (embutidos, salchichas, hamburguesas…), tomar de 2 a 4 piezas de fruta diariamente para asegurar una adecuada ingesta de vitaminas y minerales, aumentar  el consumo de lácteos y derivados, y vegetales y frutas. Y bebe al menos 2 litros de agua para mantener un correcto estado de hidratación.


<--Semana 32                                                                                         Semana 34-->


Image and video hosting by TinyPic