jueves, 22 de diciembre de 2016

Semana 32 embarazo. Tamaño y evolución del bebé @mimuselina


TU BEBE:
El bebé pesa 1.800 gramos y mide unos 42 centímetros de pies a cabeza. Tiene el tamaño de una calabaza.

Sigue creciendo deprisa y pronto estará listo para sobrevivir en el exterior. Las patadas se notan mucho, señal de que el espacio disponible es cada vez más pequeño.

Se cree que el bebé dentro del útero puede pensar, incluso hacer memoria. A partir de esta semana 32, puede incluso crear su primer recuerdo. Las uñas llegan a las puntas de los dedos de la mano, así que, aunque te sorprenda, deberás cortárselas al poco tiempo de nacer.

Los pulmones aún no están maduros, debido a que no tienen surfactante pulmonar (una sustancia que hace que los alveolos pulmonares no se colapsen y se mantengan abiertos). Si hubiese que finalizar la gestación, bien por motivos maternos o fetales, se deberían madurar los pulmones del bebé con corticoides.

Todos los órganos (estómago, intestinos, pulmones, corazón, riñones) están realizando el "ensayo general" para poder funcionar perfectamente al nacer.

Sus uñitas ya están completamente formadas. Hay algunos bebés que en esta semana ya tienen cabello, pero otros sólo tienen un poquito de vello, como el que recubre un durazno.
Su piel se está poniendo suave y lisa, ahora que está engordando más rápidamente.



LA MAMA:
Las falsas contracciones se distinguen de las del parto en que no duelen, son irregulares y no se van intensificando. Si además de contracciones se produce una pérdida de líquido por la vagina, hay que ir enseguida al hospital.

Tus pechos ya han empezado a formar leche y observarás que de ellos sale un poco de calostro. El calostro es un líquido que alimenta a tu bebé hasta que empiezas a producir leche.

Puedes sufrir varices en las piernas de distinto calibre y distinta coloración. Son debidas a la presión del útero sobre las venas pélvicas y al aumento de las hormonas sexuales femeninas durante el embarazo. También debes saber que hay un componente hereditario en la aparición de las varices.

Para evitar su aumento debes procurar no permanecer muchas horas de pie y no exponer las piernas a fuentes de calor.

Eleva las piernas haciendo movimientos circulares cuando estés sentada.
Procura llevar medias elásticas de compresión desde la semana 12 de embarazo.
Las duchas de agua fría en las piernas son recomendables.

Las saunas también pueden favorecer la aparición de varices en el embarazo: evítalas.
Debes haber comenzado ya las clases de preparación al parto en tu centro de salud con tu matrona  o en un centro privado. La mayoría de los cursos empiezan en el tercer trimestre de embarazo y además de ejercicios físicos, de respiración,  de relajación y preparación del periné de cara al parto. Se indica cómo deben hacerse los pujos del final del parto, el "empujar". También se imparten clases teóricas sobre el embarazo, el parto, el posparto y los cuidados del bebé. No olvides que a los cursos de preparación al parto también debe acudir tu pareja.

El volumen de tu sangre es ahora un 40 o 50 por ciento mayor que antes de quedar embarazada, porque ahora tu cuerpo también se tiene que hacer cargo del bebé.
Esta cantidad extra compensa además la sangre que puedas perder durante el parto. Ahora estás aumentando más o menos medio kilo a la semana y aproximadamente la mitad de ese peso van a tu bebé.

El tercer trimestre es un período especialmente delicado para la seguridad de la futura mamá y del feto cuando viajan en coche. El volumen de la barriga hace que muchas mamás sientan que el cinturón de seguridad les molesta, si bien su uso es obligatorio durante todo el embarazo. La DGT insiste en que el cinturón de seguridad debe estar correctamente colocado, para evitar lesiones y comprometer el desarrollo del feto en caso de accidente. Actualmente, la DGT recomienda el uso de adaptadores específicos para asegurar la correcta colocación del cinturón de seguridad en el embarazo.


Este es un buen momento para iniciar la preparación del periné para el momento del parto. Algunos estudios han demostrado que la realización de masajes en el periné disminuye la tasa de episiotomías y/o desgarros en los partos vaginales no complicados. Estos masajes se deben realizar de forma diaria, con aceite rosa de mosqueta realizando una presión discreta pero mantenida en la zona inferior de la vulva, en lo que se denomina horquilla vulvar. Con esto conseguiremos una mayor elasticidad de todos los tejidos para que puedan dilatarse sin problemas en el momento del parto para facilitar la salida de la cabeza.

<--Semana 31                                                                                      Semana 33-->


Image and video hosting by TinyPic