jueves, 15 de diciembre de 2016

Semana 31 embarazo. Tamaño y evolución del bebé @mimuselina



TU BEBE:
Tu bebé pesa ya unos 1.600 gramos y mide 40 centímetros. El diámetro de la cabeza sigue siendo mayor que el del abdomen. Ahora tiene el tamaño de una piña.

En la ecografía del tercer trimestre se puede valorar el crecimiento del pequeño, su grado de bienestar fetal, así como el estado de la placenta y el líquido amniótico. Está flotando en casi medio litro de líquido amniótico, pero ese volumen disminuirá a medida que crezca y ocupe todo el útero. Se valora la presencia de latido cardíaco y la colocación de tu hijo: es la llamada presentación de cabeza o de nalgas.

Mediante la ecografía, se visualiza la localización de la placenta así como su grado de envejecimiento: existen cuatro grados de envejecimiento placentario a lo largo del embarazo.

En esta semana del embarazo, lo normal es que la placenta tenga un grado 2-3 o 3. También se cuantifica la cantidad de líquido amniótico: se miden los cuatro cuadrantes del útero y sumando entre todos más de 5 centímetros.

Al bebé le cuesta moverse y estirarse dentro del útero cada vez más porque su crecimiento se acelera. Si no ha acomodado todavía su cabeza hacia abajo, lo hará cerca de esta semana.

Todos los órganos de los sentidos funcionan ya en el feto. Su aspecto se parece mucho al de un niño, aunque aún tiene que madurar y engordar. Los pulmones están prácticamente formados, aunque no pueden aún respirar fuera de la madre. Su esqueleto está en pleno crecimiento y sus huesos siguen almacenando calcio, fósforo y hierro.

Tu bebé eliminará aproximadamente medio litro de orina al líquido amniótico cada día. En estos momentos, el contenido de la orina es muy similar al líquido amniótico, sólo que un poco más concentrada, ya que la producción del líquido amniótico en este momentos se debe en su gran mayoría a la orina y en muy pequeña parte a las membranas de la cavidad amniótica. En estos momentos el feto produce alrededor de medio litro de orina al día.



LA MAMA:
A partir de esta semana 31 puedes sentir contracciones más fuertes. Pero a menos que sobrepases la media de 5 contracciones por hora, será normal. Tus pechos empiezan a formar leche y observarás que de ellos sale un poco de calostro. El calostro es un líquido que alimenta a tu bebé hasta que empiezas a producir leche. Tu barriga ya tiene un tamaño considerable así que dormir empieza a ser complicado. Acomódate buscando nuevas posiciones o usando almohadas.

Dentro de la preparación del cuerpo para el nacimiento del bebé también se encuentran los cambios que se producen en el pecho para prepararlo para la lactancia. En estos momentos puede producirse la secreción de calostro a través del pezón que en algunas veces puede incomodar a la embarazada. En el caso de que estas secreciones sean abundantes, puede ser necesario usar discos absorbentes en el sostén para evitar manchar la ropa.

Las hemorroides, esas venas dilatadas que se encuentran debajo de la mucosa de la región perianal, se hacen cada vez más molestas. Estas se deben tanto a la presión del útero sobre el recto –que impide el retorno venoso de las venas hemorroidales– como al estreñimiento propio del embarazo.

Lo mejor para su prevención es evitar el estreñimiento siguiendo estos consejos:
➼Consume una dieta rica en fibra.
➼Practica ejercicio moderado.
➼No estés mucho rato sentada.
➼Evita las comidas picantes y el alcohol.

El insomnio durante el embarazo puede haberse acentuado, tanto por la dificultad de encontrar una posición cómoda como por la incontinencia urinaria, que tiende a ser cada vez más molesta a partir del momento en que la barriga "baja".

Si tienes las manos muy hinchadas, evita llevar anillos y relojes que podrían provocarte trastornos circulatorios, o bien usa un tamaño más grande de lo normal: el edema, o hinchazón, provocado por la retención de líquidos, si es tu caso, tienden a acentuarse a partir de ahora.

El yoga es una antigua disciplina india, dirigida al bienestar psicofísico, que se propone cambiar la aproximación de la mujer a las distintas fases del trabajo de parto, ayudándola a enfrentarse, en lugar de a escapar, a los miedos y al dolor. Estas técnicas prevén ejercicios de relajación y otros dirigidos a la columna vertebral, a la pelvis y a la respiración. Lo ideal sería practicar el yoga ya desde las fases iniciales del embarazo, tratando de mantener, durante todo el período, un constante compromiso.

El bebé está creciendo a buen ritmo y está ganando terreno al espacio que ocupaba tu estómago, con lo que a partir de la semana 31 o 32, es recomendable hacer 5 o 6 comidas pequeñas al día en lugar de hacer pocas y abundantes para evitar sentirte pesada y tener digestiones difíciles.

Recuerda que lo normal es engordar de 9 a 13 kilos en el embarazo. De manera que, una ganancia excesiva de peso puede incrementar el riesgo de padecer determinadas complicaciones (diabetes gestacional, hipertensión arterial…). No es necesario comer por dos, ni comer más, lo importante es comer mejor, es decir, cuidar la calidad más que la cantidad.



<--Semana 30                                                                                    Semana 32-->

Image and video hosting by TinyPic