miércoles, 14 de septiembre de 2016

Semana 25 embarazo. Tamaño y evolución del bebé @mimuselina


TU BEBÉ: Sus medidas: tu bebé mide entorno a los 22 centímetros y empieza a acercarse al kilo, es el equivalente a un brócoli.

En la semana 25 de embarazo el bebé ya tiene pestañas, aunque el color de los ojos todavía no se ha desarrollado por completo, ya que algunos pigmentos necesitan luz para acabar de formarse. Por eso, los ojos de tu bebé pueden cambiar en las primeras semanas de vida.

El cuerpo del feto está cubierto de una fina pelusilla, llamada lanugo. En la cabeza y en las cejas el pelo crece con un poco más de fuerza. El lanugo se cae a partir del octavo mes y antes del parto. En su lugar aparecerá el vello normal.

El sentido que más se desarrolla a partir de esta semana es el oído. Tu pequeño empieza a escuchar los primeros sonidos. Percibirá ruidos que él mismo produce, como sus chapoteos en el líquido amniótico. Del mundo exterior, podrán llegarle conversaciones, ruidos estridentes y música.  Con todo, los soniditos de la mamá siempre serán diferentes del resto, porque viajan a través de los fluidos de los dos cuerpos.

En semana 25 de embarazo el bebé puede seguir cambiando de posición dentro del útero. Por ecografía podemos observar que su cara se ejercita haciendo muchos gestos.

Desarrolla el sentido del tacto y puede oír el latido cardiaco y la respiración materna. Los dientes del bebé se ubican debajo de las encías, pero no brotarán hasta unos meses después del nacimiento.
Empiezan a desarrollarse los vasos sanguíneos en el interior de los pulmones y al mismo tiempo, se están desarrollando y las estructuras de la columna vertebral empiezan a tomar forma porque los huesos se están osificando. La piel del feto tiene un color rosado y un aspecto arrugado debido a la falta de tejido subyacente.
Nota: Los expertos dicen que cada bebé se desarrolla a un ritmo diferente, incluso cuando está en el útero. Estas páginas sobre el desarrollo fetal están designadas para ofrecer una idea general de cómo se desarrolla un bebé durante el embarazo.


LA MAMÁ: ¡Tú barriga ha crecido mucho! El útero sobrepasa el ombligo. Cada vez, estás más "redondita".

Con 25 semanas de embarazo, lo habitual es que hayas aumentado cerca de los 8 kilos. No obstante, esta cifra puede variar. Se considera un aumento de peso normal para una embarazada de 24 semanas entre unos 7 y 10 kilos.

Tu embarazo avanza y seguramente ya notas los ardores y el reflujo gástrico. Un remedio casero para los ardores es la infusión de malvavisco. También son frecuentes los gases o flatulencias que, en algunos casos, pueden producir dolor cuando no se expulsan. Son normales en el embarazo por la compresión del útero sobre las asas intestinales. Para evitar estas molestias evita las bebidas gaseosas y toma infusiones de manzanilla, anís verde o hinojo.

Quizá sientas un dolor producido por la acumulación de gases, que puedes confundir incluso con contracciones.

Cada vez notas más cómo se mueve tu bebé, sobre todo por las noches cuando te tumbas o estás relajada. Tu tripa ya es evidente para todo el mundo.
Durante el embarazo, tu piel se está estirando para acomodar el desarrollo de tu bebé y el peso que estás aumentando.

Posiblemente, hayas notado algunos picores en la barriga. Tu piel sigue estirándose a medida que tu abdomen crece y los picores son el resultado de este estiramiento. Puedes empezar a tener dolores de espalda y de pelvis porque tu barriga inicia ahora su recta final. A partir de ahora, parecerá que aumenta de tamaño por momentos.

Procura no llevar ropa muy ajustada: ni de licra, ni zapatos con mucho tacón. La ropa interior en tu embarazo también debe ser muy cómoda y adaptarse perfectamente al "estirón" de tu cuerpo durante estos meses. Lo ideal es que toda sea de algodón.

Tu bebé no es el único que tiene más cabello. Es posible que tu pelo se vea ahora más abundante y sedoso que nunca.  No es que te esté creciendo más, sino que se te cae menos. También puede que notes un vello corporal más denso y de color más oscuro, e incluso observes que tienes vello en la barbilla, el labio superior, la mandíbula, los pómulos, los pechos o hasta en el vientre.

Aunque el volumen de la sangre aumenta mucho durante el embarazo, la cantidad de glóbulos rojos disminuye, y a veces se produce un tipo de anemia llamada anemia fisiológica, bastante común en el segundo y el tercer trimestre del embarazo. Si los análisis de sangre muestran que tienes anemia, el doctor probablemente te recomendará que tomes un suplemento de hierro.


Los antojos son el deseo irrefrenable de comer algo especial en el embarazo. Está causado por los cambios metabólicos y hormonales, pero nada tienen que ver con las alteraciones cutáneas de distinta naturaleza (como los angiomas o las marcas en la piel) con las que pueda nacer el bebé. Estos caprichos culinarios típicos de las embarazadas no afectan al feto.


<-- Semana 24                                                                                                  Semana 26 -->


Image and video hosting by TinyPic