miércoles, 17 de agosto de 2016

Semana 24 embarazo. Tamaño y evolución del bebé @mimuselina



TU BEBE: El bebé tiene hipo a menudo; así fortalece su aparato respiratorio. Es posible que sientas cómo se mueve durante un rato y luego vuelve a quedarse a tranquilo.
Los primeros estímulos del exterior van llegando al feto. Casi todos sus pequeños órganos sensoriales (oído, olfato, papilas gustativas y nervios del tacto) están ya maduros. El único sentido que tu pequeño todavía no experimenta durante estas semanas es el de la vista. Puede percibir algún brillo  de una luz fuerte como la del sol, pero el útero tiene las paredes muy gruesas y es muy oscuro. Aun así, los bebés abren y cierran los ojos en esta etapa. Este movimiento es el precursor del reflejo del parpadeo.

Se va familiarizando con olores y sabores del exterior y de la propia madre (como los de la leche) a través del líquido amniótico.

El contorno del bebé es más redondeado en la semana 24 de embarazo: sugiere las formas más regordetas del recién nacido. Ya pesa entre 600 a 700 gramos y puede llegar a los 21 centímetros de longitud.

Tu hijo flota en el agua, ya que todavía el saco amniótico es muy espacioso. Esto permite al bebé moverse de un lado a otro, darse la vuelta, girarse, dar patadas y cambiarse de posición varias veces en un día.

Su "jornada" está dedicada principalmente al sueño. Duerme unas 20 horas diarias y sus períodos de actividad son muy breves, tanto, que se reducen a minutos, pero muy frecuentes. Actualmente ya es capaz de chuparse el dedo, bostezar y dar volteretas cada vez más articuladas.



LA MAMA: Seguramente tú te encuentras mejor. En los análisis del segundo trimestre, tu ginecólogo comprobará tus niveles de hierro para prevenir o tratar su déficit. Las necesidades de hierro para la embarazada y el bebé aumentan mucho durante la gestación.

La parte superior del útero está ahora unos 2.5 centímetros (1 pulgada) por encima del ombligo, y tiene el tamaño de un balón de fútbol.

Muchas zonas de tu cuerpo, como el pecho, los glúteos o la barriga, se ven sometidos a una fuerte distensión de los tejidos. Por eso, es muy habitual que aparezcan las temidas estrías. Existe la posibilidad de prevenirlas mediante una alimentación controlada, gimnasia diaria y cremas específicas. Tu temperatura corporal podría aumentar ligeramente, causando un aumento en la sudoración.

En esta semana, ya habrás llevado a cabo una segunda ecografía en la que tu ginecólogo habrá comprobado los controles transversales del feto (cavidades cerebrales, ventrículos y estómago) y longitudinales (columna vertebral).


Otro misterio del embarazo es el crecimiento inexplicable de tus pies. No te preocupes si no te caben tus zapatos. No es sólo que puedas tener los pies hinchados debido a la retención de líquidos o la mala circulación sino que a medida que la realxina, una hormona que segregamos durante el embarazo, relaja los ligamentos de tu cuerpo los huesos de los pies se separan.


<-- Semana 23                                                                                                  Semana 25 -->


Image and video hosting by TinyPic