martes, 26 de julio de 2016

El maravilloso mundo de las muselinas...


Las muselinas se han utilizado durante muchos años para el cuidado del bebé en países nórdicos y anglosajones. Ahora se empiezan a ver más en nuestro país pero muchas madres todavía no las conocen y si las han visto, no saben muy bien para qué utilizarlas.

Las muselinas son unas telas finas y transpirables, parecida a una gasa pero con más cuerpo. Están fabricadas con hilos de materiales como el algodón o el bambú para que sean muy suaves al tacto ya que están pensadas sobre todo para arrullar a los bebés. 

Además, cuanto más se lavan, más suaves se vuelven, lo que es una gran ventaja. No hace falta tener grandes cuidados con ellas porque a pesar de su delicadeza con la piel de los bebés, lo cierto es que lavan fenomenal ¡y tendréis que hacerlo muy a menudo!


Aunque tienen muchos usos, las muselinas se usan al principio para envolver al bebé.



Durante los tres o cuatro primeros meses de su vida, los bebes echan de menos las sensaciones que disfrutaban en el vientre de la madre. Los bebes reciben muchísimos estímulos nuevos y les gusta sentirse seguros y abrigados. Envolver al bebé recién nacido apretado delicadamente hace que se sienta seguro al recordarle la agradable sensación que tenía cuando estaba dentro del vientre materno y les calma muchísimo. Envolver al bebé también evita que sus reflejos perturben su sueño y ayuda al bebé a regular bien su temperatura corporal. Muchas matronas en hospitales y clínicas utilizan el sistema de envolver al recién nacido para mantenerlos tranquilos y a gusto.

La práctica de envolver a los recién nacidos se remonta tan lejos como la propia historia de la humanidad. La más antigua evidencia arqueológica de las madres a sus bebés pañales comienza en 4000 antes de Cristo con los pueblos que migran de la antigua Asia central. Los antiguos griegos y romanos envueltos. Incluso hay referencias bíblicas a la práctica.

Arrullar tiene la capacidad de aliviar y calmar a los bebés y se sabe que las madres de todo el mundo lo han hecho durante incontables generaciones. Sin embargo, aunque la evidencia de sus beneficios ha sido clara para las mujeres durante miles de años y en todos los continentes, hoy en día podemos recurrir a la ciencia para probar que envolver al recién nacido es una de las prácticas más suaves, eficaces y beneficiosas para las madres y sus hijos.

Se pueden usar en cualquier época del año ya que, al ser fibras naturales y transpirables, son cálidas en invierno y frescas en verano ayudando a regular la temperatura del bebé y evitando el exceso de humedad en caso de que sude.

El peso ligero de la muselina también permite que el aire circule alrededor del cuerpo del bebé, sin dejar de ofrecer comodidad y calidez sin la preocupación de que el bebé puede sobrecalentarse en climas moderados.


Las muselinas son la auténtica definición de un objeto multiusos.
Diferentes usos que se le pueden dar:

Para proteger y cubrir a mamá cuando da el pecho
Evitar que el bebé manche cuando se le extraen los gases tras la toma
Proteger el cochecito o las sábanas de cuna o moises de posibles vómitos o regurgitaciones.
Como sábana en verano (tanto en la cuna como en la silla o capazo)
Protector como cambiador de pañal
Para limpiar al bebé
Usándola como mantita para el suelo
Para dar sombra al bebé cuando va en su sillita
Como manta para su protección
Limpiar la piel del bebe o como toalla después del baño
Como manta de juegos en la calle o para sentarnos a jugar en el césped
Como sábana bajera cuando vamos de viaje (el bebé siente el olor familiar y no extraña la cuna)
Para cubrir el cuerpo al bebé con algo ligero y nuestro olor y que lo use como dou-dou para dormir
Para limpiarle en alguna ocasión las babas o lo que haga falta
Para cubrirle en el coche en verano cuando llevamos el aire acondicionado encendido
Para dar sombra al carrito del bebé (funcionan mejor que la sombrilla, siempre y cuando se deje un hueco para que corra el aire)
Como toalla en la piscina o en la playa
Para poner entre nuestro cuerpo y el del bebé si estamos porteando en verano (para evitar que sudemos)
Como mosquitera o protector del sol
Como una suave toalla para eliminar el exceso de aceite tras un masaje
En los viajes en coche, para taparles del sol poniéndolas en las ventanas.






Contadme vuestra experiencia ¿Las conocíais? ¿Le dais algún otro uso? ¿También habéis descubierto alguna cosa que os ayude especialmente con vuestros bebés? Espero vuestros comentarios.


Image and video hosting by TinyPic