martes, 14 de febrero de 2017

¡NUEVO! Capas de baño para bebé. Nueva capa de baño Mimuselina

Ante la inminente llegada de un bebé, son muchos los preparativos que deberéis tener “a punto”. Sin prisa pero sin pausa, deberéis pensar en todo lo que va a necesitar el bebé cuando nazca, sin olvidar, por supuesto, el momento del baño.

El baño es uno de esos momentos especiales, en el que además de asear al bebé, también podéis aprovechar para jugar con él, darle caricias o proporcionarle relajantes masajes.

Una de las prendas imprescindibles es la capa de baño, cuya función principal es envolver y secar al bebé cuando lo sacamos de la bañera. Además, permite que la mamá o el papá, abrace al bebé mientras lo seca, evitando que éste tenga frío.

capa de baño mimuselina

Consejos a tener en cuenta antes de comprar una capa de baño para bebé

Actualmente, la oferta de capas de baño que encontraréis en el mercado es amplia y variada. Y a pesar de que una capa de baño es una capa de baño, no todas son iguales. Hay diversos aspectos importantes que deberéis valorar antes de comprar. ¡Atent@s!

Tipo de tejido

En primer lugar, deberéis tener en cuenta la composición del tejido de la capa de baño. Ésta puede ser de fibras naturales, como el algodón, y también de fibras sintéticas. Existen capas de baño de tejidos diferentes, como el rizo, la microfibra o la muselina.

Lo más recomendable para la piel del bebé, sin duda, son los tejidos naturales. El algodón es hipoalergénico y evitará irritaciones y rojeces. La muselina y el rizo (comúnmente conocido como “tela de toalla”), están formados por fibras de algodón, aunque este último a veces también incorpora fibras sintéticas.

En cuanto a la microfibra, es un tipo de fibra sintética muy fina, compuesta mayoritariamente por poliéster y poliamida.

capa de baño mimuselina

Suavidad del tejido

La suavidad es un elemento importante que deberéis considerar antes de elegir una capa de baño, debido a que ésta estará en contacto directo con la piel del bebé.

En este sentido, deberéis saber que las capas de baño de microfibra no son demasiado suaves. Las de rizo  serán suaves si el algodón es de buena calidad. Deberéis comprobar si incluye un porcentaje de fibras sintéticas que harán que la calidad sea menor.

Por su suavidad extrema, las capas de baño de muselina son consideradas como las mejores.       

Ligereza de la prenda

Seguro que los bebés se sentirán más cómodos con una capa de baño ligera, que no con una más pesada. Las más ligeras son las de microfibra y las de muselina. Por el contrario, las capas de baño de rizo no cuentan con la misma ligereza.

Gramaje del tejido

¿Sabéis qué es el gramaje de un tejido? Pues os cuento… El gramaje hace referencia al peso por metro cuadrado del tejido. No es del todo cierto que los tejidos de mayor gramaje, sean los de mayor calidad. En el caso de las capas de baño de rizo, cuanto mayor es el gramaje (mayor cantidad de hilos), más gruesa y esponjosa será, y como consecuencia, más secará.  

En cuanto a las capas de microfibra, éstas son de poco gramaje. En las capas de muselina, como la gasa de algodón tiene poco gramaje, se han incorporado tres capas dobles de gasa.



Absorción y secado

En las prendas textiles que se emplean en el baño, es importante tener en cuenta la capacidad de absorción y también la rapidez de secado.
En este sentido, la que tiene una mayor capacidad de absorción y de secado es la capa de baño de muselina. El rizo reparte el agua absorbida por toda la prenda, y generalmente cuando mayor es la calidad del algodón, mayor será el nivel de absorción. Por el contrario, tardará bastante en secar. 
De manera diferente a las capas de baño de rizo, las de microfibra poseen una alta capacidad de absorción. No reparten la humedad por toda la prenda, si no que se concentra en una zona determinada. En cuanto al secado, éste se produce de forma bastante rápida.

Nueva capa de baño de Mimuselina

Ahora que ya conocéis las características de los diferentes tejidos, queremos presentaros la nueva de capa de baño de Mimuselina.

capa de baño muselina tejido algodon gasa mimuselina

Ha sido fabricada 100% en España, con el máximo mimo y cariño, y teniendo en cuenta qué es lo mejor para la piel del bebé, extremadamente vulnerable, sensible y delicada.
Es por este motivo, que la composición de la nueva capa de baño es de muselina, un tejido de algodón muy fino, suave y vaporoso, perfecto para la delicada piel del bebé. Además de ser súper suave al tacto, destaca por su gran capacidad de absorción y su rápido secado.

Deberéis saber que el algodón es una fibra natural, muy suave, cómoda y transpirable. Además posee propiedades hipoalergénicas, que cuidarán la piel del bebé y la mantendrán siempre lejos de irritaciones y rojeces.


Si tuviéramos que destacar algo de la nueva capa de baño de Mimuselina, os diríamos que es de gran tamaño, muy suave al tacto, cómoda y confortable. En definitiva, perfecta para la piel del bebé.

capa de baño mimuselina


Image and video hosting by TinyPic

martes, 7 de febrero de 2017

Opciones para celebrar el día de San Valentín con la familia


Quedan pocos días para el, esperado por muchos, día de San Valentín. A pesar de que es el día de los Enamorados, también puede convertirse en el momento perfecto para celebrar el amor con la familia.

Para los enamorados, el amor es básico. Pero también lo es el amor entre padres e hijos, entre familiares o entre amigos. Para aquellos que permanecen siempre a nuestro lado, en los buenos y en los malos momentos, el amor lo puede todo, y precisamente por ello ¡hay que celebrarlo!

celebrar San Valentín con la familia


Hoy os proponemos algunas ideas para celebrar el día de San Valentín en familia.

Celebrar el día de San Valentín con la familia


Manualidades con amor

Es cierto que el “Do it yourself” está de moda, y es que puede resultar muy satisfactorio poder hacer algo con nuestras propias manos. Empezar desde cero y darle forma a un puñado de láminas o cartulinas de colores, es una opción de entretenimiento que a los niños seguro que les encanta.

Podéis aprovechar y hacer algunos detalles románticos para regalaros unos a otros o para decorar vuestro hogar. Unas tarjetas de San Valentín, unas guirnaldas o unos corazones de cartulina, son algunas ideas. Sin duda, además de compartir vuestro tiempo y despertar vuestra creatividad, es una buena manera de demostraros cariño y afecto. ¡Genial!

celebrar San Valentín con la familia


Desayuno especial para empezar el día con buen pie

A menudo, los quehaceres de la vida diaria, hacen que la comida más importante del día, pase casi desapercibida. En este sentido, el día de San Valentín puede ser la ocasión perfecta para que cada uno escoja preparar el desayuno a uno de los miembros de la familia.

Aunque se disponga de poco tiempo, levantarse un poquito antes para preparar un desayuno especial, puede ser una de las mejores muestras de amor.

Álbum de fotos familiar

Escoger las fotos conjuntamente para hacer un álbum familiar, puede resultar una buena opción para compartir vuestros momentos. Al final, lo que estaréis celebrando es el amor en familia, y nada mejor para ello, que recordar los buenos instantes que pasáis juntos.

Diversión en familia

Ésta es una de las mejores maneras para celebrar el día de San Valentín con la familia. Se trata de que juntos escojáis una actividad para pasar juntos, una mañana, una tarde o un día entero ¿Por qué no?
Si el día de San Valentín cae entre semana, esta opción se encuentra un poco más limitada. Pero, al final no es necesario hacer grandes cosas para celebrar vuestro amor. Organizar una merienda especial, un picnic en familia o simplemente ir al cine, pueden ser algunas de las opciones.

celebrar San Valentín con la familia


Cena de San Valentín

Es una buena forma de acabar con este día tan especial, y cuya celebración podéis convertir en tradición familiar. Hay algunos espacios de ocio para niños que organizan cenas especiales el día de San Valentín.
Si preferís quedaros en casa, podéis organizar juntos una cena diferente, ambientada con detalles románticos, con velitas, música de fondo y vestidos para la ocasión. Así que, en este día tan importante, poneros vuestras mejores galas y ¡a cenar!

Y cuando los niños ya estén dormidos… buscad vuestro rincón más especial para celebrar vuestro día de los Enamorados particular. ¿Qué os parece?


Es cierto que a todos nos gustan las sorpresas, los detalles. Pero al final, no importa lo que hagáis para celebrar el día de San Valentín en familia. Lo que tiene de especial este día, es poder compartir vuestro tiempo y disfrutar de los momentos que pasáis juntos.

celebrar San Valentín con la familia




Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 1 de febrero de 2017

Beneficios del cojín nido para embarazadas

Para la mayor parte de las mujeres, el embarazo es un momento especial, en el que no podemos evitar sentirnos rebosantes de felicidad y alegría.

Pero como todo en la vida, el embarazo también supone ciertas incomodidades. Debido a los cambios hormonales que se producen, tus emociones se van a ver “revolucionadas”, y a medida que la gestación avanza, tus periodos de sueño también se van a ver alterados.

Hoy te contamos cuál es la mejor manera para dormir, así como los beneficios del cojín nido durante el embarazo. ¡Empezamos!

cojín de lactancia para embarazadas


Recomendaciones para dormir mejor embarazada

Ante las incomodidades que conlleva el embarazo, especialmente durante el último trimestre, aquí te dejamos una serie de recomendaciones que te pueden resultar útiles.

Duerme de costado

Esta posición, y preferiblemente sobre el lado izquierdo, ayuda a que la sangre y los nutrientes fluyan hasta el bebé. Además facilita la eliminación de desechos por parte de tus riñones.

Controla tu dieta

Haz comidas ligeras y frecuentes. Evita las comidas copiosas, grasas y muy condimentadas. Te ayudará a controlar la acidez, que a menudo se convierte en un impedimento para el descanso nocturno. Puedes obtener más información leyendo este artículo sobre la alimentación de la mamá.
En caso de padecer molestias estomacales, puedes dormir un poco incorporada para aliviar los síntomas. Y por supuesto, reduce el consumo de cafeína.

Apóyate en un cojín nido o almohada de lactancia

Son muchos los beneficios de dormir con un cojín nido durante el embarazo. Mantendrá tu columna recta y además evitará la presión que ejerce una pierna sobre la otra.

Beneficios de dormir con un cojín nido

Es frecuente pensar que el cojín nido o almohada de lactancia, únicamente tiene alguna funcionalidad durante la etapa de lactancia materna.

Es cierto que éste es su principal uso, y en el momento de dar el pecho al bebé, proporciona un apoyo firme, cómodo y seguro. Puedes obtener más información acerca de los beneficios del cojín de lactancia.

almohada de lactancia para embarazadas


Pero debes saber que también puedes dar uso al cojín nido durante el embarazo. Para toda mujer que se encuentra en la recta final del embarazo, poder conciliar el sueño y conseguir dormir toda la noche se convierte en un auténtico desafío. Durante las últimas semanas de gestación, tu barriga adquiere un tamaño considerable, y encontrar una buena posición para dormir es una misión casi imposible.

Además es muy probable, que sean los dolores de espalda, entre otras molestias, los que te impidan descansar.

Es en este momento cuando aparece “en escena” el cojín nido, que te ayudará a encontrar una postura cómoda para poder dormir. Verás que son numerosos los beneficios del cojín de lactancia para embarazadas. Aquí te citamos algunos:
  • Proporciona una posición más cómoda que facilita el descanso
  • Alivia los dolores de espalda, caderas, piernas o abdomen
  • Se adapta a la forma del cuerpo y reduce la posibilidad de moverse demasiado
  • Se usa de costado, hecho que favorece la circulación sanguínea hacia el útero.

¿Sabes cómo usarlo? Para conseguir una posición cómoda y que promueva el sueño reparador, deberás colocarte de lado con la almohada entre las rodillas y apoyando la pierna superior. De este modo se elimina la presión existente en la zona del vientre y de la espalda. La cabeza también deberá estar apoyada en la parte superior del cojín.

¿Conoces el cojín nido de Mimuselina?

El cojín nido de Mimuselina está fabricado en España. Se caracteriza por ser ligero, ergonómico, largo y flexible, y es perfecto como multiusos para ti y para el bebé.

Proporciona un apoyo cómodo y estable en diversas situaciones durante el embarazo, el post parto o durante la lactancia. También podrás utilizarlo con el bebé en diferentes etapas de su desarrollo.

cojín nido para embarazadas


El cojín de lactancia deMimuselina incorpora un relleno medio de microperla de porexpan de 1-3 mm, que tiene la particularidad de adaptarse mejor que las perlas convencionales. Si en un principio te parece demasiado grueso para dormir, no te preocupes porque, al estar formadas las microperlas por aire, el cojín reducirá un poco su volumen.

Es un cojín semicurvo de 1,40 metros, con dos partes diferenciadas de diferente diámetro. En la parte central tiene un diámetro de 65cm y en el resto 45cm de diámetro. Esto hace que se adapte perfectamente al cuerpo y te ayude a tomar una postura más cómoda que te ayudará a conciliar el sueño.

Incluye una funda interior y otra exterior lavable y desenfundable mediante cremallera invisible, ambas con una composición 100% algodón.

Además de proporcionar descanso y evitar el dolor en la espalda, en las caderas, las piernas o el abdomen mientras duermes durante el embarazo, más adelante podrás emplear el cojín para dar el pecho, dar el biberón o simplemente sujetar a tu bebé.



En definitiva, es un cojín cómodo para ti, que además se adapta a la delicadeza y ternura del recién nacido. ¡Disfrútalo!



Image and video hosting by TinyPic

martes, 24 de enero de 2017

Semana 40 embarazo. Tamaño y evolución del bebé @mimuselina




EL BEBE:
El bebé en la semana 40 de embarazo mide entre 48 y 51 centímetros de la coronilla a las nalgas, y el peso se sitúa alrededor de los 3500 gramos. No obstante, el peso depende mucho del bebé, su tamaño, estatura, la herencia recibida…

El bebe está listo para nacer. La mayor parte de vérmix (grasa que lo cubre) ha desaparecido, aunque pueden quedar algunos restos en sus pliegues. Ya tendrá pelito y uñas largas.

Si el bebé no ha nacido todavía, no tardará mucho en enfrentarse a la vida. El maravilloso viaje en el vientre materno ha terminado. Como máximo, en dos semanas se provocará el parto. La duración del parto, desde el inicio de la dilatación hasta el nacimiento, varía de una mujer a otra.

Cuando nace el bebé, tiene un color amoratado, puede que tirando a rosáceo o amarillo. La piel aparece cubierta de la vernix cerosa, restos de sangre y de lanugo… Los altos niveles hormonales hacen que sus genitales aparezcan hinchados.

Tal vez la cabeza la tenga algo deformada por haber atravesado el canal del parto, pero es normal y poco a poco la cabeza del bebé irá tomando su forma definitiva.

El nacimiento del bebé es un momento muy estresante, nace confuso y aturdido, normalmente llora en el momento en que el aire entra en sus pulmones por primera vez y después pasa a un estado de alerta tranquila.

El bebé nace con los reflejos primarios, instintos elementales que muestra todo recién nacido, como el de prensión o el de búsqueda.

Lo verás con los ojos muy abiertos, aunque apenas pueda percibir luces y sombras. Puede enfocar únicamente lo que está entre 30 y 45 centímetros de distancia. Durante las primeras horas tras el parto el recién nacido está muy sensible y receptivo. Es el momento de ponerlo piel con piel y ofrecerle el pecho.



LA MAMA:
¡Has llegado a la semana 40 de embarazo! Te pasas el día controlando las contracciones y los movimientos del bebé, cada vez más escasos. Cuidado con las pérdidas de orina, porque pueden confundirse con una bolsa amniótica rota.

Puedes empezar a notar cada vez más contracciones, aunque hay embarazadas que llegan a la semana 40 sin contracciones. ¿En qué debes fijarte?

Si las contracciones son rítmicas, cada cinco minutos, duran más de un hora y no ceden aunque te tumbes o te sientes, deberás acudir a urgencias. Las contracciones de parto empiezan en la región más alta del útero y van bajando hasta el pubis. El hecho de que sean o no dolorosas depende de cada gestante y de su umbral de dolor.

Muchas embarazadas son enviadas de vuelta a casa porque las contracciones desaparecen de repente cuando llegan a la clínica. Hay varias formas de reconocer las contracciones “de verdad”: éstas se intensifican después de un baño templado; en cambio, las de ensayo desaparecen con relajación. 

Controla con el reloj si las contracciones se suceden cada vez más deprisa. Ponte en camino cuando el intervalo entre dos contracciones (fuertes) sea de 5 minutos. Probablemente pasarán todavía varias horas hasta que nazca el bebé.

También es motivo de consulta urgente la rotura de bolsa. Debes saber que no siempre que se rompe la bolsa de líquido amniótica la salida de líquido es abundante. Puede producirse una rotura alta o una fisura y la pérdida de líquido se producirá en pequeñas cantidades, aunque a veces notes fluir líquido también por los muslos.

Se te explorará la zona vaginal para ver cómo va modificándose el cuello del útero. Si estás muy dilatada te dejarán ingresada en el hospital. Es el momento de programar una cesárea en los casos en los que el feto se ha colocado de nalgas o transversa, no has dilatado el cuello y tienes una cesárea previa, o cualquier otro motivo que contraindique el parto vaginal, bien por motivos maternos como fetales.

Cuando se trata del primer hijo, los tejidos son más resistentes, por lo que se necesita más tiempo y fuerza para que el cuello del útero se dilate. En su primer parto, la mujer tiene un período de dilatación de 12-14 horas; un período de expulsión (el niño entra en el canal del parto) de 1-2 horas; y un período de expulsión de las secundinas (expulsión de la placenta) de 15-30 minutos. En cambio, en los embarazos sucesivos, el período de dilatación es de 6-8 horas; el de expulsión, de 30-60 minutos; y el de expulsión de las secundinas, de 10-20 minutos.

Ya tenemos asumidas las técnicas de relajación y respiración para ponerlas en práctica a la hora del parto. El dolor que sienten las mujeres a la hora de dar a luz varía mucho de unas a otras, y puede que aunque decidieras no recurrir a métodos farmacológicos para aliviar el dolor del parto, ahora los pidas. Es el personal médico el que dirá si es posible o conveniente.

Tras la dilatación latente o precoz que ya puede llevar en marcha varias semanas el cuello uterino empieza a dilatar activamente gracias a las contracciones. Al llegar a los 10 centímetros de dilatación empieza la fase de expulsión, cuando hay que empujar para que el bebé nazca vía vaginal.`


Tras el nacimiento, que con suerte será sin intervenciones desaconsejadas como la episiotomía, llega la tercera fase del parto: la expulsión de la placenta. Pero esto será ya muy fácil después del gran esfuerzo previo. 



Image and video hosting by TinyPic

lunes, 16 de enero de 2017

Semana 38 embarazo. Tamaño y evolución del bebé @mimuselina



EL BEBE:   
El bebé pesa ya unos 3 kilos y mide ya en torno a 50 centímetro de largo y no crecerá más, aunque sí engordará: unos 20 a 30 gramos diarios. Es una reserva energética para los primeros días después del parto, hasta que se produzca la subida de la leche. Tiene el tamaño de un puerro.

jueves, 12 de enero de 2017

Lactancia y alimentación de la mamá


Son evidentes los cambios que se producen en tu organismo durante el embarazo y, tras el nacimiento del bebé, es bastante frecuente que no recuperes tu peso habitual hasta pasados los seis meses. Has leído bien… Seis meses. Pero tranquila, porque aunque te lo tomes como algo personal, debes saber que nos pasa a la mayor parte de mujeres, y no hay razón para preocuparte por ello.


Como parte del proceso de recuperación post parto, deberás seguir una dieta equilibrada y variada, rica en hierro y calcio, que además garantice un aporte de nutrientes necesario.


Así mismo, si además estás dando el pecho a tu bebé, deberás tener en cuenta una serie de consideraciones extra. Mediante la lactancia estás alimentando a tu bebé para que crezca y se desarrolle de forma correcta, y por ello, deberás cuidar especialmente tu alimentación.

Lactancia y alimentación


Mientras estamos dando el pecho al bebé, nuestras necesidades de energía se verán aumentadas, necesitando un aporte calórico superior, que generalmente gira en torno a las 500 Kcal extra. Por este motivo, nuestra dieta alimenticia nos deberá garantizar un aporte suficiente de calorías y nutrientes.
Y de saltarte comidas o empezar una dieta de adelgazamiento para recuperar lo antes posible tu figura… ¡Olvídate!

En primer lugar, durante las semanas posteriores al parto, es frecuente padecer anemia. Por ello tu dieta deberá ser rica en hierro. Adelante con las legumbres y las carnes rojas.
También son recomendables los alimentos ricos en fibra. Los niveles elevados de ciertas hormonas hacen que el tránsito intestinal sea más lento. Seguro que agradecerás todos aquellos alimentos que te ayuden a combatir el estreñimiento. Las frutas y verduras serán bienvenidas, y los cereales integrales y el pan… también.

Los cambios hormonales son también los responsables de que necesites un aporte superior de calcio. Para cubrir estas necesidades extra, puedes tomar más leche y derivados lácteos.
Lo que sí deberás evitar es el consumo de grasas saturadas, presentes en los embutidos, frituras, comidas procesadas y en aquello que tanto gusta… Los dulces y la bollería. Si te apetece mucho, no pasa nada si te comes un dulce de vez en cuando. Y es que de tanto en tanto, un poco de alegría al cuerpo no viene mal.


Las grasas insaturadas y las proteínas son totalmente necesarias, y puedes encontrarlas en el pescado como el salmón, en los huevos, las nueces, o los aguacates, entre otros. Y recuerda que es mucho más saludable hornear, hervir o asar los alimentos que freírlos o empanarlos.

A menudo, también es frecuente que si estás dando el pecho, tengas más sed de lo habitual. Pues, puedes beber agua, toda la que quieras. Eso sí… deberías reducir el consumo de bebidas azucaradas.
Por otro lado, seguramente habrás escuchado en más de una ocasión que ciertos alimentos le dan “mal sabor” a la leche, como los espárragos, el ajo o las espinacas, entre otros. Pues sí y no. No es que le den mal sabor, si no que dotan a la leche de un sabor diferente. Es posible que el bebé no esté acostumbrado al nuevo sabor y en ocasiones puede provocar rechazo.


Al final, no debes hacer más que seguir al propio sentido común y confiar en la sabiduría de tu organismo. Come más si tienes más hambre, lleva una dieta variada y rica durante las semanas posteriores al parto, evita el café, las bebidas alcohólicas y el tabaco, y por supuesto, si te encuentras en la necesidad de tomar algún medicamento, consulta antes con un especialista.
Si quieres saber más acerca de la lactancia materna, quizás te interese este artículo.  





Image and video hosting by TinyPic