miércoles, 28 de septiembre de 2016

La importancia de cenar en familia y sin televisión #cenologia



Mis peques aún son muy pequeños, Nico tiene 3 años y Valeria 1 añito, y algo que teníamos clarísimo desde el principio era que no iban a comer ni cenar viendo la televisión por los siguientes motivos:

• No prestan atención a lo que comen
• Comen más rápido y hacen peor la digestión
• Se reduce más de un 80% la conversación con el resto de comensales 
Todos los puntos son muy importantes, pero el último punto es crucial porque es el que une o desune a la familia! 

Entre semana el único momento en el que coincidimos todos es LA CENA, y claro un momento tan especial no puede desperdiciarse. Es verdad que llegamos agotados y lo que más nos apetece es acostar pronto a los niños y dormir (y eso que aún no tienen deberes, ya veremos en unos años) 

Hace unos días vimos el anuncio de Ikea de #salvemoslascenas, echar un vistazo:



La verdad que nos ha encantado y nos hemos replanteado las cenas de ahora en adelante. Nico tiene que contarnos demasiadas cosas sobre su nuevo colegio y nosotros tenemos unas ganas increíbles de que nos cuente, así que intentamos bañarles antes y preparar todos juntos la cena. 

Es muy cocinillas y pregunta ¿y esto que lleva? Y como se cocina esto y lo otro? Está entusiasmado, y es que no hay nada como replantearte ¿qué puedo hacer para mejorar? 
Resultado de imagen de kids hand cooking
Se acabó el lucirse sólo con los amigos que vienen a cenar un sábado, sino también entre diario ¿por qué no? Nuevos platos, nuevos sabores, nuevas decoraciones… le encanta poner el mantel naranja y colocar los palillos y la soja en cuenquitos porque sabe que vamos a comer Sushi, jajaja, hasta su profe nos ha dicho, que en la cocinita de la clase “ha cocinado sushi” y yo claro muero de amor.

La asignatura pendiente por el momento es recoger la mesa todos juntos! Pero son muy peques aún, tiempo al tiempo.

Os animo a que os replanteis vuestras cenas con o sin peques. La iniciativa de Ikea es buenísima:




IKEA cenas
Post patrocinado
Image and video hosting by TinyPic

jueves, 22 de septiembre de 2016

Proteccion natural de la piel, baño del bebe

Los primeros baños del bebé en casa pueden parecernos difíciles, puede que al bebé no le gusten o que nos hagamos un lío... Es cuestión de práctica y tal vez necesitemos ayuda los primeros días, pero al final, casi siempre el baño del bebé es un momento agradable que relaja al pequeño.

La piel del recién nacido es extremadamente sensible. A diferencia de la piel de los adultos, la de los bebés no tiene las defensas suficientes para hacer frente a las agresiones externas.

Al ser tan vulnerable, su delicada piel necesita unos cuidados especiales, por tanto os damos cinco consejos que debes tener en cuenta para cuidar la piel del recién nacido.

El baño del bebé representa un momento de gran importancia para el niño. Más allá del aspecto higiénico, es una ocasión de intimidad, juego y diálogo con los padres. Por ello, si al pequeño le gusta, se aconseja hacerlo casi todos los días.

Procura que la temperatura de la habitación sea adecuada, alrededor de 24 grados cuando hace frío para que el bebé no se enfríe.

La temperatura del agua ha de rondar los 34-37 grados, podemos tomarla con un termómetro pero es mucho más sencillo con la mano, que no nos queme ni esté fría.
Durante las primeras semanas de vida, debes bañar al bebé un máximo de 2 ó 3 veces a la semana durante no más de cinco minutos.

Las primeras semanas no hace falta que eches jabón, después utiliza un jabón suave líquido que tenga un pH de 4 a 4’5. Son jabones que no hacen casi espuma, con unas gotitas del jabón es suficiente.

Lo más recomendable mientras el bebé todavía tiene el cordón umbilical es hacer una limpieza por partes, lo que se conoce como el lavado del gato. Consiste en un lavadito rápido con esponja y agua caliente.

Si vas a darle un baño completo, tiene que ser rápido y secando muy bien la zona del cordón umbilical para evitar que se reblandezca y se ralentice su caída.

Antes de bañar a tu bebe deja todo preparado:

1. Reúne todo los artículos que necesites para el baño.

2. Llena la bañera con 5 ó 7 centímetros de agua templada, pero no caliente, a una temperatura aproximada de 32 grados centígrados.

3. Trae al bebé al lugar donde vayas a bañarlo y desnudalo por completo.

4. Sumerge poco a poco al bebé en el agua, usando una de tus manos para sostener su cuello y cabecita. A ratos, vierte un poco de agua con un vaso o taza de plástico sobre su cuerpo para que no se enfríe. Ten en cuenta que el cuerpecito enjabonado de un bebé es muy resbaladizo, o sea que procura sujetarlo firmemente.

5. Usa muy poco jabón (ya que puede resecarle la piel) y lávale el cuerpo con tu propia mano o una toallita, rociándolo de arriba a abajo y de adelante hacia atrás. Lávale el cuero cabelludo con una toallita mojada y enjabonada. Usa una bolita de algodón mojada para limpiarle los ojitos y la cara. Lava normalmente el área genital del bebé, no requiere un lavado más a fondo que el resto. Si en las comisuras de los ojos o en la nariz se ha acumulado algún moquito o alguna secreción reseca, mójalo varias veces con la punta de una toalla para que se ablande antes de limpiarlo.

6. Enjuaga completamente al bebé ayudándote con una toallita limpia.

7. Envuelve a tu pequeñín en una toalla con capucha y sécalo con suavidad, sin frotarle la piel. Si tiene la piel reseca o un poquito de irritación en la zona del pañal, puedes untarle una loción hidratante para bebés.

La piel debe de estar siempre bien hidratada.

La piel de los bebés es más fina que la de los adultos, tiene menos capas que la protegen y las células que la forman están más separadas. Esto hace que el agua se absorba más y se pierda más, e influye en su sistema de barrera y su elasticidad.

Por ello, hidrata la piel del bebé una o dos veces al día.

Lo mejor es darle la crema después del baño acompañado de un suave masaje. Esto ayudará además a que el bebé se relaje, así como para aliviar los cólicos del lactante. Los productos deben ser emolientes o aceites específicos para la piel del recién nacido.

La piel del culete, siempre limpia

Las cacas y la orina contienen bacterias muy irritantes para la delicada piel del bebé, y afectan de forma diferente según el tipo de piel de cada niño.

Por lo tanto, se recomienda la utilización de pañales con alto nivel de absorción capaces de mantener seco el culito del bebé el mayor tiempo posible, y cambiarlo de forma frecuente. Si utilizas pañales de tela hay que cambiarle con bastante frecuencia.

En cada cambio de pañal hay que limpiar la piel con una esponja humedecida o con toallitas para bebé, siempre que no contengan un conservante vinculado con casos de dermatitis atópica, procurando limpiar bien los pliegues.

Una vez limpia la piel, se recomienda aplicar una crema en pasta o pomada que sirva de barrera directa frente a las heces y la humedad ante los primeros síntomas de irritación. Si prefieres utilizar productos naturales puedes utilizar aceite vegetal, como el de oliva o el de almendras, tanto para el culete como para el resto del cuerpo.

La ropa, de tejidos naturales

Los cuidados básicos también incluyen la ropa que estará en contacto permanente con la piel del bebé. Debes usar siempre tejidos naturales como el algodón, transpirable y elaborado con productos libres de sustancias químicas. En muchas tiendas puedes encontrar ropa de algodón orgánico, que es el mas aconsejable para estar en contacto con la piel de tu bebe.

El lavado debe realizarse con detergente suave para la ropa, hay detergentes específicos para la ropa del bebe. También debes quitar etiquetas y evitar costuras o pliegues que puedan provocar rozaduras.



Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Semana 25 embarazo. Tamaño y evolución del bebé @mimuselina


TU BEBÉ: Sus medidas: tu bebé mide entorno a los 22 centímetros y empieza a acercarse al kilo, es el equivalente a un brócoli.

En la semana 25 de embarazo el bebé ya tiene pestañas, aunque el color de los ojos todavía no se ha desarrollado por completo, ya que algunos pigmentos necesitan luz para acabar de formarse. Por eso, los ojos de tu bebé pueden cambiar en las primeras semanas de vida.

El cuerpo del feto está cubierto de una fina pelusilla, llamada lanugo. En la cabeza y en las cejas el pelo crece con un poco más de fuerza. El lanugo se cae a partir del octavo mes y antes del parto. En su lugar aparecerá el vello normal.

El sentido que más se desarrolla a partir de esta semana es el oído. Tu pequeño empieza a escuchar los primeros sonidos. Percibirá ruidos que él mismo produce, como sus chapoteos en el líquido amniótico. Del mundo exterior, podrán llegarle conversaciones, ruidos estridentes y música.  Con todo, los soniditos de la mamá siempre serán diferentes del resto, porque viajan a través de los fluidos de los dos cuerpos.

En semana 25 de embarazo el bebé puede seguir cambiando de posición dentro del útero. Por ecografía podemos observar que su cara se ejercita haciendo muchos gestos.

Desarrolla el sentido del tacto y puede oír el latido cardiaco y la respiración materna. Los dientes del bebé se ubican debajo de las encías, pero no brotarán hasta unos meses después del nacimiento.
Empiezan a desarrollarse los vasos sanguíneos en el interior de los pulmones y al mismo tiempo, se están desarrollando y las estructuras de la columna vertebral empiezan a tomar forma porque los huesos se están osificando. La piel del feto tiene un color rosado y un aspecto arrugado debido a la falta de tejido subyacente.
Nota: Los expertos dicen que cada bebé se desarrolla a un ritmo diferente, incluso cuando está en el útero. Estas páginas sobre el desarrollo fetal están designadas para ofrecer una idea general de cómo se desarrolla un bebé durante el embarazo.


LA MAMÁ: ¡Tú barriga ha crecido mucho! El útero sobrepasa el ombligo. Cada vez, estás más "redondita".

Con 25 semanas de embarazo, lo habitual es que hayas aumentado cerca de los 8 kilos. No obstante, esta cifra puede variar. Se considera un aumento de peso normal para una embarazada de 24 semanas entre unos 7 y 10 kilos.

Tu embarazo avanza y seguramente ya notas los ardores y el reflujo gástrico. Un remedio casero para los ardores es la infusión de malvavisco. También son frecuentes los gases o flatulencias que, en algunos casos, pueden producir dolor cuando no se expulsan. Son normales en el embarazo por la compresión del útero sobre las asas intestinales. Para evitar estas molestias evita las bebidas gaseosas y toma infusiones de manzanilla, anís verde o hinojo.

Quizá sientas un dolor producido por la acumulación de gases, que puedes confundir incluso con contracciones.

Cada vez notas más cómo se mueve tu bebé, sobre todo por las noches cuando te tumbas o estás relajada. Tu tripa ya es evidente para todo el mundo.
Durante el embarazo, tu piel se está estirando para acomodar el desarrollo de tu bebé y el peso que estás aumentando.

Posiblemente, hayas notado algunos picores en la barriga. Tu piel sigue estirándose a medida que tu abdomen crece y los picores son el resultado de este estiramiento. Puedes empezar a tener dolores de espalda y de pelvis porque tu barriga inicia ahora su recta final. A partir de ahora, parecerá que aumenta de tamaño por momentos.

Procura no llevar ropa muy ajustada: ni de licra, ni zapatos con mucho tacón. La ropa interior en tu embarazo también debe ser muy cómoda y adaptarse perfectamente al "estirón" de tu cuerpo durante estos meses. Lo ideal es que toda sea de algodón.

Tu bebé no es el único que tiene más cabello. Es posible que tu pelo se vea ahora más abundante y sedoso que nunca.  No es que te esté creciendo más, sino que se te cae menos. También puede que notes un vello corporal más denso y de color más oscuro, e incluso observes que tienes vello en la barbilla, el labio superior, la mandíbula, los pómulos, los pechos o hasta en el vientre.

Aunque el volumen de la sangre aumenta mucho durante el embarazo, la cantidad de glóbulos rojos disminuye, y a veces se produce un tipo de anemia llamada anemia fisiológica, bastante común en el segundo y el tercer trimestre del embarazo. Si los análisis de sangre muestran que tienes anemia, el doctor probablemente te recomendará que tomes un suplemento de hierro.


Los antojos son el deseo irrefrenable de comer algo especial en el embarazo. Está causado por los cambios metabólicos y hormonales, pero nada tienen que ver con las alteraciones cutáneas de distinta naturaleza (como los angiomas o las marcas en la piel) con las que pueda nacer el bebé. Estos caprichos culinarios típicos de las embarazadas no afectan al feto.


<-- Semana 24                                                                                                  Semana 26 -->


Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 7 de septiembre de 2016

11 consejos para una buena adaptación a la guardería

Estamos en días complicados para muchos niños y para sus padres porque son días en que los niños están empezando a ir a la guardería por primera vez y días en que están haciendo el periodo de adaptación a esta nueva vida que llevarán a partir de ahora.

No existe una receta mágica que haga que los niños entren felices y contentos a la guardería, pero sí hay algunas recomendaciones y pautas que pueden seguirse para tratar de ayudar a los niños a que este complicado proceso sea mejor o para que, como mínimo, se sientan comprendidos.

Los padres debemos tener en cuenta que pueden llevar muy bien la adaptación, la pueden llevar regular y la pueden llevar fatal, y debemos ser conscientes de por qué lloran, de por qué lo pasan mal y, de ese modo, tener claro que debemos ayudarles cuanto más, mejor.

Aquí os dejo algunos consejos:

1,- Si se hace coincidir las vacaciones del trabajo con las primeras semanas de asistencia del niño a la guardería, podrán responder mejor a las necesidades emocionales del niño en este período, libres de horarios inflexibles, de estrés y con entera disponibilidad para responder a las necesidades de sus hijos.

2.- Es recomendable que el niño conozca el camino hacia el centro, que haya visto la guardería (aunque sea desde fuera) varias veces con sus padres, que le facilitamos todo la información que podamos sobre ella, en el sentido de haber estado allí o, al menos, en la puerta.

3.- Es importante haberle contado cuentos sobre guarderías, sobre lo que allí se hace, qué rutinas van a seguir, para que vaya comprendiendo qué es una guardería, porque en principio, el niño no sabe lo que es. Podemos buscar dibujos animados en los que los personajes asisten a la guardería y verlo con ellos.

4.- Si conocemos a algún niño que vaya a ir a la misma guardería, podemos tratar de coincidir con él para que tenga algún referente conocido cuando tenga que ir él.

5.- Puede ser positivo el uso de objetos transicionales. Que lleve a la guardería un objeto que le resulte familiar, que le recuerde a su hogar y a la seguridad del mismo. Es bueno darle algún juguete que le aporte seguridad y que le permita establecer un vínculo de apego con su casa y su familia mientras el niño esté fuera.

6.- La asistencia a la guardería debe hacerse de manera gradual y progresiva en cuanto al tiempo de estancia. Los primeros días, es muy positivo que el tiempo de estancia del niño en la guardería sea breve y se vaya incrementando progresivamente. La finalidad del periodo de adaptación es que el niño vaya conociendo el nuevo entorno, su nueva cuidadora y sus nuevos amigos y amigas para que acabe sintiendo que está en un sitio seguro, no amenazante, incluso cuando su madre o padre no están con él.
Algunos niños tienen suficiente con tres o cuatro ratitos para llevarlo bien, otros niños pueden necesitar hasta un mes y hay niños que pueden estar un año entero (en este caso, más que adaptarse, casi podríamos hablar de resignarse). El caso es que lo ideal es que el primer día entremos con el niño y estemos con él, conociendo el nuevo ambiente.

7.-Nunca hay que restringir las demostraciones de afecto, el tomar a sus niños en brazos, el acompañarlos hasta que se queden dormidos… con el objetivo de facilitarles la adaptación, pues esto es contraproducente.

8.- Cuando le habléis de la educadora  y os dirijáis a ella, hacedlo por su nombre. Las educadoras valoraran si el niño/a está adaptado no sólo cuando no llore, sino cuando vean que realmente se siente a gusto, cuando sea capaz de intercambiar experiencias, cuando hable en casa de lo que sucede en el centro y en este de lo que vive en casa, cuando acepte un comunicación afectiva con la educadora y sus compañeros y cuando el contacto con ellos sea más abierto y espontáneo.

9.- Una buena idea es representar la vida en la guardería con muñecos para que ellos se anticipen a lo que va a pasar. Se puede hacer también representando personajes, el niño haciendo de sí mismo, por ejemplo, y mamá o papá haciendo de la educadora infantil. A través de los personajes se crean diálogos y situaciones cotidianas para que el niño las vaya conociendo, como por ejemplo la llegada, con un “Buenos días, Martín. Soy Ana, ¿me das un abrazo? ¿Qué tal has dormido hoy? ¿Quieres que juguemos mucho? Genial, pues vamos a decirle adiós a mamá y a explicarle que hoy vamos a jugar a un montón de cosas”.
Cuanto más juguemos a ello, cuanto más entrenemos los personajes más veces vivirá la guardería en un entorno agradable (la vivirá en la imaginación, claro) y más cotidiano se le hará aquello que luego vivirá sin nuestra compañía. Estaremos jugando a ir a la guardería y así, cuando vaya, sentirá (un poquito) que ya conoce el ambiente y la dinámica.

10.- Hay que despedirse de los niños, siempre. Un besito, “te quiero”, “me voy a trabajar”, “luego vuelvo”, “pásatelo muy bien, aprovecha para jugar mucho”, etc. Le estás explicando que te vas, le comunicas que durante un rato no vas a estar y que luego vas a volver. El niño se quedará quizás llorando, porque él se quiere ir contigo, allí donde vayas, pero no pudiendo ser, al menos tiene la información. Es lo justo y es lo lógico. Luego en casa, si nadie dice “me voy”, no tendrá motivos para pensar que se va a quedar solo en cualquier momento.


11.- Cuando llega el momento de recoger al niño es importante mostrarle toda tu atención, que te cuente con detalle lo que ha hecho, quiénes son sus compañeros, a qué ha jugado. En este sentido, es muy positivo que tu hijo entienda que ir a la guardería no es tan diferente de lo que hace en casa y que igual que sus padres tiene que ir a trabajar, él también tiene sus obligaciones.

Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 31 de agosto de 2016

Imprescindibles para la guardería

Completo pack, ideal para la guardería que incluye una mochila y una bolsa de muda, ambas con tela de pizarra para personalizarla con el nombre o con lo que cada uno desee. Hechas en nuestras lonetas más populares, este par de bolsitas te ayudarán en el día a día de la guardería de tu peque.
La bolsa de muda, genial para el cambio del bebé, cuenta con tela anticalado en el interior, por lo que al meter un body, leotardos húmedos o manchados no cala.




Llega la vuelta al cole y tenemos que preparar todas las cosas que nuestros peques necesitan para empezar la escuela infantil.

Lo más normal es que antes de que empiece el curso tengamos una reunión en donde nos expliquen muy claramente que es lo que necesitamos llevar, pero también es cierto que aunque los básicos estén muy claros también pueden existir una gran cantidad de variaciones que debemos conocer.

Está claro que no necesitan las mismas cosas un bebé de 5 meses que uno de 12 meses o uno de 2 o 3 años.

Te explicamos que elementos imprescindibles no se te deben olvidar por nada del mundo.
– Ropa de recambio + zapatillas de velcro (una muda completa)
– Bolsas de recambio y merienda
– Sábanas
– Neceser: peine o cepillo y colonia.
 Pañales y toallitas: la educadora irá informando de cuántos pañales le quedan y los padres deberán de traer un paquete nuevo. En cuanto a las toallitas, es normal que pidan un paquete por cada mes.
 Crema para el culete.
 Chupete si es que lo necesita con su cajita.
 Baberos, dependiendo del caso nos lo pedirán con goma elástica.
 Bolsa o mochila para llevar las cosas a la escuela.
 Fotos de carnet.
 Objeto de apego para el periodo de adaptación y la siesta.
 Un vasito de plástico.
 Un cojín.
 Un baby.



Todo lo que lleven a la escuela infantil desde casa deberá ir bien marcado con su nombre. Aqui podeis encontrar todo tipo de etiquetas para marcar la ropa y demás objetos.






En nuestra tienda tenemos algunos imprescindibles:

Un imprescindible para que la ropa de tu bebé no acabe totalmente manchada y mojada mientras el pequeño aprende a comer y disfruta de ese primer contacto con la comida en sus manos.
Tejido muy práctico, resinado y lavable. De muy fácil limpieza. Al estar plastificada la parte delantera, con un simple paño se limpia, pero también puede meterse en la lavadora. Este babero también sirve para pintar, modelar con arcilla...
de 6 meses hasta más de 3 años

Práctico cojín para los bebés en la guardería. En formato alargado, en 45x25cm, y en un estampado muy molón: elmapamundi
Para unos dulces sueños de tu pequeño en la guardería o cuando vayáis de viaje

Adorable y mimoso, esta prenda para el día a día de felpa en una sola pieza es super calentita para tu bebé. Con cierre de cremallera hasta la pierna, lo que hace más fácil ponérselo.

miércoles, 24 de agosto de 2016

Sillas de coche seguros y normativa


La selección del tipo de silla para coche es muy importante, los expertos recomiendan revisar las características de la silla infantil y sobre todo no adquirir sillas usadas ya que pudieron haber estado en un accidente o también, que su fecha de vencimiento haya expirado. Puede sorprender a muchos, pero las sillas para coche también caducan.

La forma cómo instalas la silla infantil en el coche también tiene mucho que ver con la seguridad de tu bebé, por eso siempre tiene que ir en la parte trasera del coche, nunca como copiloto, a menos que tengas una camioneta sin parte trasera, en ese caso, asegúrate de que el airbag esté desconectado. Preferiblemente poner la silla con el respaldo de frente, es decir mirando hacia atrás y mantener a tu bebé en esta posición en lo posible hasta los 18 kilos o, hasta el peso que recomiende la silla de coche que tienes.

Se recomienda instalar la silla infantil el medio de la parte trasera del coche, pero, si por algún motivo no puedes instalarla allí, se recomienda poner la silla del lado derecho, ya que es el lado en el que queda la acera cuando aparcas el coche carro y así, es más fácil y seguro sacar al bebé del coche. En caso de que tengas más de un hijo, puedes utilizar los dos lados del coche  para instalar la silla.

Existe una gran variedad de sillas para coche, puedes obtener la silla diseñada para los recién nacidos que se encaja en un carrito, a este sistema se le llama Travel System y es muy práctico porque puedes trasladar al bebé del coche al carrito y viceversa, sin despertarlo en caso de que se quede dormido o, una silla adaptable únicamente para el coche. Cuando los bebes se hacen más mayores debes tener una silla que se adapte a su peso y edad, por eso es importante calcular qué prefieres, si una silla que le sirva desde nacimiento hasta que sea más grande o ir comprando diferentes sillas según tus necesidades.


En el siguiente artículo del RACE podéis encontrar una Comparativa de las sillas de coche para niños bastante extensa :

En España, el pasado 1 de octubre de 2015 entró en vigor la modificación del Reglamento General de Circulación, publicada en el BOE el pasado 18 de julio, que se centra en los cinturones de seguridad y en los sistemas de protección para niños en el coche. Pero, ¿qué cambia exactamente?  leer mas...



Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 17 de agosto de 2016

Semana 24 embarazo. Tamaño y evolución del bebé @mimuselina



TU BEBE: El bebé tiene hipo a menudo; así fortalece su aparato respiratorio. Es posible que sientas cómo se mueve durante un rato y luego vuelve a quedarse a tranquilo.
Los primeros estímulos del exterior van llegando al feto. Casi todos sus pequeños órganos sensoriales (oído, olfato, papilas gustativas y nervios del tacto) están ya maduros. El único sentido que tu pequeño todavía no experimenta durante estas semanas es el de la vista. Puede percibir algún brillo  de una luz fuerte como la del sol, pero el útero tiene las paredes muy gruesas y es muy oscuro. Aun así, los bebés abren y cierran los ojos en esta etapa. Este movimiento es el precursor del reflejo del parpadeo.

Se va familiarizando con olores y sabores del exterior y de la propia madre (como los de la leche) a través del líquido amniótico.

El contorno del bebé es más redondeado en la semana 24 de embarazo: sugiere las formas más regordetas del recién nacido. Ya pesa entre 600 a 700 gramos y puede llegar a los 21 centímetros de longitud.

Tu hijo flota en el agua, ya que todavía el saco amniótico es muy espacioso. Esto permite al bebé moverse de un lado a otro, darse la vuelta, girarse, dar patadas y cambiarse de posición varias veces en un día.

Su "jornada" está dedicada principalmente al sueño. Duerme unas 20 horas diarias y sus períodos de actividad son muy breves, tanto, que se reducen a minutos, pero muy frecuentes. Actualmente ya es capaz de chuparse el dedo, bostezar y dar volteretas cada vez más articuladas.



LA MAMA: Seguramente tú te encuentras mejor. En los análisis del segundo trimestre, tu ginecólogo comprobará tus niveles de hierro para prevenir o tratar su déficit. Las necesidades de hierro para la embarazada y el bebé aumentan mucho durante la gestación.

La parte superior del útero está ahora unos 2.5 centímetros (1 pulgada) por encima del ombligo, y tiene el tamaño de un balón de fútbol.

Muchas zonas de tu cuerpo, como el pecho, los glúteos o la barriga, se ven sometidos a una fuerte distensión de los tejidos. Por eso, es muy habitual que aparezcan las temidas estrías. Existe la posibilidad de prevenirlas mediante una alimentación controlada, gimnasia diaria y cremas específicas. Tu temperatura corporal podría aumentar ligeramente, causando un aumento en la sudoración.

En esta semana, ya habrás llevado a cabo una segunda ecografía en la que tu ginecólogo habrá comprobado los controles transversales del feto (cavidades cerebrales, ventrículos y estómago) y longitudinales (columna vertebral).


Otro misterio del embarazo es el crecimiento inexplicable de tus pies. No te preocupes si no te caben tus zapatos. No es sólo que puedas tener los pies hinchados debido a la retención de líquidos o la mala circulación sino que a medida que la realxina, una hormona que segregamos durante el embarazo, relaja los ligamentos de tu cuerpo los huesos de los pies se separan.


<-- Semana 23                                                                                                  Semana 25 -->


Image and video hosting by TinyPic